Inicio arrow Columnistas arrow EL JEFE DEL ESTADO Y LAS FECHAS PATRIAS - por Jorge H. Sarmiento García
MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


EL JEFE DEL ESTADO Y LAS FECHAS PATRIAS - por Jorge H. Sarmiento García PDF Imprimir E-Mail
martes, 24 de julio de 2007

1) Editorial:

DESPRECIO POR CELEBRACIONES PATRIAS

"Desde la organización constitucional de la República, ha sido habitual que los presidentes participaran con respetuosa unción en las celebraciones por las efemérides patrias y en otros actos con que el país recordó episodios trascendentes y tributó merecido homenaje a sus próceres. Lamentablemente, el actual titular del Poder Ejecutivo Nacional no ha seguido sus ejemplos... ".

LA NACIÓN, del 21 de julio

 

Hemos leído en el diario Los Andes del 14 de julio próximo pasado, que de una seria medición de la calidad institucional de los países, se desprende del primer ránking global de calidad institucional que nuestro país  ocupa el puesto 93°, detrás de otros tan conflictivos como el Líbano, Croacia y la India. Además, el estudio ubicó a la Argentina por debajo de sus pares latinoamericanos Chile, Brasil, Perú y Uruguay.

 

El listado, elaborado por el Centro de Investigación sobre Instituciones y Mercados de Argentina (CIIMA), es encabezado por Suiza y lo siguen en las 10 primeras posiciones Dinamarca, Finlandia, Nueva Zelanda, Islandia, Suecia, Luxemburgo, Estados Unidos, Holanda y Reino Unido.

 

Poco antes había dicho el mismo periódico, con fecha 10 del mismo mes, que celebrando el Día de la Independencia en San Miguel de Tucumán, "En un discurso encendido, que pasó del tono de despedida al proselitismo en favor de la candidatura de su esposa, el presidente Néstor Kirchner insistió que existe “una campaña sucia” contra Cristina Fernández, pero aseguró que “el país va a tener sin duda una presidenta que va a hacer historia, una mujer que viene dispuesta a hacer el cambio dentro del cambio”. Agregó que Kirchner dio un fuerte respaldo a la reelección del gobernador de la provincia de Tucumán, José Alperovich “un gran gobernador”, afirmó en los comicios locales del 26 de agosto; que luego se refirió a su esposa, y afirmó que el 28 de octubre “las urnas se van a llenar de buena memoria”. Aunque volvió a insistir en que hay una “campaña sucia, especulaciones y operaciones”, sin dar precisiones. Emocionado, auguró que “voy a estar acompañándolos a Cristina y a José (Alperovich) el 9 de julio del año que viene”.

 

Es decir que, una vez más, el presidente ha hecho política partidista en una fecha patria, incurriendo así en una evidente violación institucional, por lo que expresamos de inmediato.

 

En nuestro sistema el presidente asume la jefatura del Estado y del gobierno (es el jefe supremo de la Nación y el jefe del gobierno, reza el artículo 99, inc. 1º de la Constitución Nacional).

 

Como jefe del Estado escribe Germán J. Bidart Campos "representa la unidad del Estado como persona jurídica. Que la Constitución diga que es el jefe ´supremo` no quiere significar erigirlo en gobernante omnipotente, ni colocarlo por encima de los otros órganos del poder como dominador o árbitro, ni despojar a los demás órganos de su independencia. La supremacía, en este caso, no es superioridad, sino exclusivamente expresión de la calidad de único jefe del Estado. Ni el Congreso ni la Corte Suprema invisten esa jefatura, que es excluyente, y no compartida ni compartible. Por eso, al presidente se lo llama también primer mandatario, no porque mande más, sino porque preside el Estado como jefe del mismo", agregando que "En lo internacional, el presidente  como jefe del Estado representa al Estado, aun cuando el Congreso ejerza también facultades referentes a las relaciones internacionales".

 

Es que ya desde el pensador inglés John Locke (16321704) se viene diciendo que el jefe del Estado es una persona individual que puede también ser llamada "suprema" y la cual no es otra cosa que la persona pública que ha de ser considerada como la imagen o representación de la "res publica".

 

Así las cosas, como jefe del Estado, el presidente debe actuar por encima de la diversidad de opiniones, con seguridad e imparcialidad en el seno de los disentimientos, no como político integrante de una "pars" (parte o partido) de la ciudadanía; y así debe hacerlo cuando preside una fecha patria, representando a la República y no a ninguna parte de sus miembros.

 

En consecuencia, compromete la responsabilidad política del presidente de la República que, cuando actúe como jefe del Estado, lo haga como tal, sin confundir roles, pues de lo contrario afecta la calidad institucional de nuestra Patria, agravando el descrédito del país habida cuenta de la medición antes referida.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2017
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.