Inicio arrow Columnistas arrow MUJER: ¿ESTÁS ORGULLOSA DE SERLO? - por MARÍA TERESA CALDERÓN
MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


MUJER: ¿ESTÁS ORGULLOSA DE SERLO? - por MARÍA TERESA CALDERÓN PDF Imprimir E-Mail
lunes, 11 de junio de 2007
 Desde el principio fueron creados varón y mujer, iguales en humanidad e iguales en dignidad. En la imagen de la creación está inscrito un principio de ayuda, que no es unilateral sino recíproca. La mujer es complemento del hombre, como el hombre es complemento de la mujer...  

Desde el principio fueron creados varón y mujer, iguales en humanidad e iguales en dignidad. En la imagen de la creación está inscrito un principio de ayuda, que no es unilateral sino recíproca. La mujer es complemento del hombre, como el hombre es complemento de la mujer. Están llamados a vivir en unidad (unidad de dos), con una relación  interpersonal que es a la vez don y responsabilidad. A ellos se les confía tanto la obra de la procreación, como la de la construcción de la historia.

 

No se puede negar el hecho evidente de que el cuerpo y el alma de la mujer están hechos para una finalidad especial: desde el comienzo del mundo la experiencia enseña que la mujer está configurada para ser compañera del hombre y madre de seres humanos.

 

Quiero diseñar brevemente la actitud espiritual típicamente femenina: ella, espontáneamente, se dirige a la persona vital, y a la totalidad. Proteger, custodiar, nutrir y hacer crecer es su deseo natural, maternal. Su solicitud lo abarca todo, no sólo el cuerpo, ni sólo el espíritu; y ésta, su disposición básica, capacita a la mujer para ser cuidadora de sus hijos, de su marido, y de todos los seres que se encuentran en su entorno.

 

A esta disposición materna se une la de compañera. Compartir la vida de otro ser humano y participar en todo lo que le afecta, en lo más grande y en lo más pequeño, en las alegrías y en los sufrimientos, pero también en los trabajos y problemas, constituye su don y felicidad.

 

No me refiero en esta nota a su preparación y competencia profesional, sino a su esencia femenina y a sus derivaciones en el desarrollo vital.

 

La mujer puede hacer presente esta modalidad en las más variadas profesiones y trabajos, donde se emplean materiales sin vida, como por ejemplo una fábrica, una oficina comercial, un instituto matemático, una labor informática, etc.. En todas esas actividades se trabaja con otras personas, se comparte; y de ese modo se da inmediatamente la oportunidad de desarrollar las virtudes femeninas, humanizándolas, viendo las personas y sus necesidades más allá de lo material y concreto.

 

En las tareas estatales y públicas, es muy importante su presencia como garantía de respeto a los valores humanos y espirituales.

 

Independientemente de peculiariedades individuales, la entrada de la mujer en las más variadas ramas profesionales y laborales significa enriquecer la vida social en su conjunto, la privada y la pública. Es beneficioso incluso para la mujer misma, porque se siente realizada en aquello para lo que está preparada, y alcanza una independencia económica que en muchos casos, hoy, se convierte en el único o en el más importante sostén del hogar.

 

Es por todo ello que invito a la mujer a que también valore el trabajo del hogar como una tarea profesional. Que lo ame y lo haga amar. Es verdad que en la actualidad los hombres participan y colaboran en las tareas domésticas, pero ella es y será siempre la primera en trabajos que requieren mucha paciencia, dominio de sí, ecuanimidad, creatividad, espíritu de adaptación y valentía ante los imprevistos... Y sabe la mujer actuar en tal ámbito a veces con mayor eficacia que los diplomados en Harvard en áreas como la economía, la psicología, la medicina, la enfermería, la artesanía y el arte culinario, por nombrar algunas de ellas.

 

Concluyo exhortando a la mujer a que tenga el orgullo y la valentía de serlo, pues constituye una dignidad única e inalienable.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2017
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.