Inicio arrow Columnistas arrow EL GOBIERNO ESTÁ EMITIENDO SIN RESPALDO EN RESERVAS - POR LUIS E. SARMIENTO GARCÍA
MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


EL GOBIERNO ESTÁ EMITIENDO SIN RESPALDO EN RESERVAS - POR LUIS E. SARMIENTO GARCÍA PDF Imprimir E-Mail
lunes, 04 de junio de 2007

     Es necesario conocer que el gobierno está emitiendo pesos sin el respaldo de reservas internacionales en dólares. Y lo está haciendo dentro de un breve lapso, seguramente motivado por la necesidad de contar con fondos para atender la publicidad y propaganda electoral.

 

Es necesario conocer que el gobierno está emitiendo pesos sin el respaldo de reservas internacionales en dólares. Y lo está haciendo dentro de un breve lapso, seguramente motivado por la necesidad de contar con fondos para atender la publicidad y propaganda electoral. Hasta ahora no me he preocupado por conocer la eventual emisión sin respaldo antes de 2006/2007, saturado por la información oficial de que la misma respondía a la necesidad de adquirir dólares en plaza. Además las recaudaciones son tan espectaculares que no me dejaban dudas hasta ahora: la emisión lo era solamente para adquirir reservas y los pesos ingresados a la masa monetaria por esas compras se rescataban mediante letras y notas del BCRA, Lebac y Nobac para evitar el aumento de la masa monetaria. Pero al contar con información oficial de la ministro de economía Felisa Miceli al dar a conocer el monto de las reservas a mayo de 2007, u$s 40.000 millones, sobre circulante y dólares desde diciembre de 2006 hasta mayo de 2007, aparece claramente la emisión puramente inflacionaria. Trataré de investigar en otra ocasión desde 2006 hacia atrás.

 

Veamos como funciona el operativo. A abril de 2007 el circulante era de $ 129.100 millones; a diciembre de 2006 ascendía a $ 79.632 millones. Significa que en cuatro meses el BC emitió $ 49.468 millones (129.100 – 79.632 = 49.468). A mayo de 2007 las reservas anunciadas eran de u$s 40.000 millones y en diciembre de 2006 ascendían a u$s 32.000, lo que indica que se incorporaron u$s 8.000 millones necesariamente adquiridos con $ 24.960 millones (24.960 dividido 3,12 = 8.000 millones). Como la emisión fue de $ 49.468 millones y solo se destinaron $ 24.960 millones en la adquisición, la diferencia de emisión no destinada a la compra de dólares ha sido de $ 24.508 millones.

 

Este dinero no generado en impuestos y seguramente no contabilizado sino introducido en los laberintos del presupuesto y quizá en los fideicomisos que prácticamente carecen de control, o este es muy superficial, está destinado al que se denomina “gasto público electoral”, especialmente aumentos de jubilaciones y sueldos más jubilaciones exentas de aportes y algunas obras públicas. Debo recordar que no es de ahora que se le atribuye al gobierno el manejo de fondos no incluidos en el presupuesto, mediante el singular procedimiento de estimar un crecimiento del 4% y resultar 8,5% de promedio por inflación y gasto público. 

 

Este monto excedente se debe imputar a inflación pura como lo expresa Roberto Cachanosky, para quien el tiempo del mandato K ha sido de “cuatro años de terror”. Se justifica así que las “tasas” de inflación del INDEC más lo que he denominado “herramienta económica K Guillermo Moreno” con la expulsión de las máximas autoridades de este Instituto y el retoque de los índices, informen de una inflación “oficial” –en la que nadie cree– del 8%, cuando la real ronda cerca del 18%.

 

Si los $ 49.468 millones de emisión (diciembre de 2006 a abril de 2007) se hubiesen destinado a adquirir dólares para reservas, se habrían incorporado u$s 15.855 millones, ascendiendo las reservas a u$s 47.855 millones. En este caso el valor de cada dólar sería  $ 2,69 (129.100 div. 47.855 = 2,69), depreciación que K no está dispuesto a admitir dentro de su política de dólar alto. Si se agregaran los $ 80.000 millones que el gobierno adeuda al sistema financiero, el valor de cada dólar sería de $ 4,36 (129.100 + 80.000 = 209.100 div. 47.855 =  4,36), tampoco aceptado porque destrabaría el espiral inflacionario. Volviendo al esquema vigente, el gobierno prefiere mantener en $ 3,12 cada dólar ($ 3,22 en mis cálculos y $ 3,77 en los del economista Daniel Garro) porque así se mueve dentro de parámetros acordes con su política económica keynesiana e inflacionaria. Resta la posibilidad de que la compra de dólares haya sido por el Tesoro Nacional para cancelar deuda externa. No se ha informado nada y no lo sabemos. De todos modos, la compra de divisas y el ingreso de pesos al mercado, seguiría siendo inflacionario. Y en conjunto, la compra de dólares en plaza es de muy mala factura de política económica. Por todo esto el gobierno insiste en que el BCRA no sea independiente sino manejado por el Ejecutivo.

 

Este juego es muy peligroso y el gobierno debe responder a estos y numerosos interrogantes más, estableciendo una política económica sana y realista para bien del país.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2017
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.