Inicio arrow Columnistas arrow SOBRE LA "IDEOLOGÍA DEMOCRÁTICA" - por JORGE H. SARMIENTO GARCÍA
MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


SOBRE LA "IDEOLOGÍA DEMOCRÁTICA" - por JORGE H. SARMIENTO GARCÍA PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 23 de mayo de 2007

El siglo XX ha conocido los totalitarismos rojo (comunismo) y marrón (nacional socialismo), las dos guerras mundiales, el abatimiento del colonialismo político, las dictaduras de tipo consular, la conclusión de la guerra fría, los procesos de integración, la globalización, etc..

 

El siglo XX ha conocido los totalitarismos rojo (comunismo) y marrón (nacional socialismo), las dos guerras mundiales, el abatimiento del colonialismo político, las dictaduras de tipo consular, la conclusión de la guerra fría, los procesos de integración, la globalización, etc..

 

Organizar una comunidad política donde el hombre sea reconocido en su dignidad y remover los obstáculos que mantienen sumidos en el subdesarrollo a muchos pueblos, son hoy los ejes de una política justa.

 

En nota anterior nos hemos ocupado de la auténtica democracia, desarrollando el concepto de que es una forma de Estado, en la que el poder político se ejerce ordenado al bien común temporal, con participación responsable, libre y eficaz de la comunidad; y en ésta, hemos de discurrir brevemente sobre la “ideología democrática”, dentro de la cual se encuentran inmersos la mayoría de los Estados que dicen ser democráticos luego de la caída del comunismo, que es la que dio paso a tal ideología.

 

Ella, pese a sus aspectos positivos especialmente en su lugar de origen (Estados Unidos de América del Norte), no deja de plantear graves problemas que ya han sido señalados, algunos de los cuales pasamos a esbozar:

 

1.   Es “ideología”, porque proclama la primacía de la inteligencia sobre la realidad: aquélla se preocupa de construir el orden político a partir de unas reglas descubiertas “a priori” y que deben imponerse.

 

2.   Es formadora de una mentalidad relativista, escéptica, negadora del orden natural objetivo y trascendente y que entrega toda la regulación de la vida humana a la tiranía del número.

 

3.   Toda actividad intelectual es puesta al servicio de la producción de modelos propuestos por la imaginación a la voluntad de poder, que tratará de traducirlas en realidad.

 

4.  Aparece la “información deformante”, encargada de crear y sostener artificialmente  la denominada “opinión pública”, donde la información es el único lazo que puede reunir a los individuos, articularlos, para la conducta deseada por los gobernantes.

 

5.   La destrucción de los lazos que unen al hombre a lo real, a las entidades naturales, empezando por la familia, genera individuos desarraigados, en los que disminuye el sentido familiar, religioso, patriótico, que deben enseñar la familia escuela de educación política y las comunidades intermedias.

 

6.   El Estado termina siendo en camino de destrucción o ya destruidos los cuerpos intermedios policíaco, armado de un arsenal de leyes y reglamentos encargados de dar sentido a las conductas imprevisibles y aberrantes de los ciudadanos.

 

7.   Así, la “ideología democrática” puede conducir a la “omniestatización”: puede centralizar toda la administración, absorber todas las funciones sociales, atender a todas las necesidades, dirigir toda la economía, ordenar la cultura en su plenitud y crear todo el derecho.

 

8.   El poder económico –“la fortuna anónima y vagabunda” dirige tras las tablas los hilos de los gobiernos considerados democráticos.

 

Juzgue, como siempre, el lector... 

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2017
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.