MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


LOS ANALISTAS VEN POCAS CHANCES DE QUE LA SUBA DE BIENES PERSONALES AYUDE A CERRAR EL DÉFICIT PDF Imprimir E-Mail
martes, 08 de octubre de 2019

LOS ANALISTAS VEN POCAS CHANCES DE QUE LA SUBA DE BIENES PERSONALES AYUDE A CERRAR EL DÉFICIT

Propuesta de Alberto Fernández. Este impuesto solo aporta el 0,5% de la recaudación total. Y abarca al patrimonio superior a US$ 33,000, aunque exceptúa a la vivienda única.

ANNABELLA QUIROGA – DIARIO CLARÍN

 

La propuesta del candidato presidencial Alberto Fernández de aumentar la presión sobre el impuesto a los Bienes Personales para cubrir el déficit fiscal genera dudas entre los especialistas. Hoy, la incidencia de este tributo sobre la recaudación general es muy baja: apenas explica el 0,5%. Y abarca a todas las personas que tiene un patrimonio superior a US$ 33.000 -$ 2 millones- , aunque en la última reforma quedó exceptuada de este tributo la vivienda única de hasta $ 18 millones.

 

Para lograr que el aporte de Bienes Personales (BP) sea significativo habría que incrementar de forma marcada la alícuota -que hoy va de 0,25 a 0,75%-. En lo que va del año, BP recaudó $ 19.000 millones, el 0,5% de los $ 3.610.000 billones que ingresaron al fisco entre enero y septiembre. 

 

Como el peso de Bienes Personales en el sistema tributaria es tan bajo solo un salto exponencial de la alícuota lo llevaría a niveles suficientes como para cubrir lo 7 puntos de déficit fiscal de los que habló Alberto días atrás.

 

Según el economista Fausto Spotorno, “para eliminar el déficit fiscal con el impuesto a Bienes Personales se necesitaría llevar la alícuota como mínimo al 10%. En esas condiciones alguien que tuviera activos por US$ 100.000 -tres veces el mínimo imponible- debería pagar $ 50.000 por mes".

 

Para el economista Miguel Boggiano, el anunció se trata de “más fantasías de Alberto Fernández. Bienes Personales es el sexto impuesto por recaudación. No hay forma de cerrar el déficit fiscal subiendo este impuesto. Había que poner la alícuota en la luna”.

 

En declaraciones radiales, el tributarista César Litvin sostuvo que “BP es un impuesto de la década del 90 que nació con un pecado original: sólo considera los bienes sin deudas. Cuando nació, nació con un mínimo no imponible de 100.000 pesos/dólares de ese momento. Hoy el mínimo no imponible es de $ 2 millones”.

 

Litvin explicó que “pocos países lo aplican. España tiene un mínimo no imponible de 700.000 euros, Francia tiene un mínimo 1.200.000 euros. De aplicarse un aumento de Bienes Personales originará la fuga de residentes financieros".

 

Es imposible que un impuesto como BP cubra el déficit por sí mismo”, dijo Nadín Argañaraz, del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

 

“Tenemos permanentes cambios tributarios que claramente atentan contra la previsibilidad. Argentina necesita discutir una visión tributaria integral, pero sin la mirada puesta en la recaudación, sino permanentemente estamos cambiando los impuestos por cubrir el hueco fiscal”, señaló.

 

En esa línea, Argañaraz marcó dos de las inconsistencias que hay en el sistema tributario. Una es la alta alícuota inicial de Ganancias: “Apenas el contribuyente supera el piso, empieza a tributar el 20%”.

 

La otra es la imposición de la renta financiera, que hace que "quienes hayan hecho plazos fijos tengan que pagar aunque hayan perdido contra la inflación".

 

Tenemos que tener un sistema tributaria adaptado a la inflación para que esto no ocurra y para que tampoco con cada salto de los precios sean más los contribuyentes atrapados en estos tributos”.

 

Según los cálculos del IARAF, la carga fiscal consolidada (la Nación más provincias y municipios) es del 32/33% del PBI. “Pero si se toma la presión fiscal efectiva -los contribuyentes que efectivamente pagan los impuestos- es del 50%. Hay que pensar muy bien que cambios hacer para que no siga subiendo esa brecha entre la carga y la presión efectiva. Es muy difícil recaudar si seguimos subiendo alícuotas. Tendríamos que ver si el camino no es bajar alícuotas para recaudar lo mismo de manera más eficiente y más equitativa”.

 

Argañaraz reconoció que tal como asegura Alberto Fernández, en los países desarrollados la carga tributaria de los impuestos a las Ganancias recae sobre las personas humanas antes que sobre las físicas. Sin embargo, advirtió que “hay que ser preciso a la hora de definir la carga tributaria y ver cuál es la incidencia económica del impuesto”.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2019
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.