Inicio arrow Columnistas arrow LA LIBERTAD EN EL ORDEN POLÍTICO Y SOCIAL - II - por JORGE H. SARMIENTO GARCÍA
MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


LA LIBERTAD EN EL ORDEN POLÍTICO Y SOCIAL - II - por JORGE H. SARMIENTO GARCÍA PDF Imprimir E-Mail
martes, 22 de mayo de 2007

Es insoslayable igualmente rememorar que el hombre es imagen de Dios por su inteligencia, por su libre arbitrio, por su alma inmortal y por su destino de gloria eterna; por ello, inclinado naturalmente a la sociedad -que le es necesaria para su conservación y perfección- la sobrepasa en tanto que la persona humana es obra de Dios...

 

Es insoslayable igualmente rememorar que el hombre es imagen de Dios por su inteligencia, por su libre arbitrio, por su alma inmortal y por su destino de gloria eterna; por ello, inclinado naturalmente a la sociedad que le es necesaria para su conservación y perfección la sobrepasa en tanto que la persona humana es obra de Dios para participar de los bienes absolutos, pero en tanto y en cuanto recibe de la sociedad lo que es, forma parte de ella como de un todo mayor y mejor, todo que tiene por fin el bien común que, aunque distinto a la suma de los bienes privados, exige verterse sobre las personas individuales.

 

Es necesario comprender asimismo que la autoridad sin la que no hay orden social no es incompatible con la auténtica libertad, cuando se ejerce en observancia del orden natural; por el contrario, así la autoridad protege y educa a la libertad.

 

Advertir también que en manera alguna hay lesión a la libertad verdadera en la observancia de reglas o medidas objetivas de la autoridad ajustadas al orden natural, sino expresión de ella cuando la conformidad es voluntaria y por amor a la verdad y a la justicia.

 

Es menester, por otra parte, desarraigar la errónea concepción abstracta, negativa, burguesa e individualista de la libertad, lo que es fundamental en la marcha histórica para la conquista de la verdadera. Ello impone: que la sociedad política no se limite a “declarar” derechos, sino que a la vez desarrolle una acción positiva tendente a la efectividad de los mismos; que no se restrinja el contenido de la libertad a los derechos de aquellos que han superado las exigencias primarias de la vida, incluyéndose como corresponde los derechos básicos, empezando por el derecho a una vida humana digna; que no se marginen las legítimas libertades de las asociaciones naturales, a partir de la familia, cuyo punto de partida es la unión monogámica y estable entre un hombre y una mujer (no obstante que el juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Eugenio Zaffaroni, en un reportaje publicado por la revista norteamericana “Newsweek”, se haya manifestado a favor del matrimonio de parejas homosexuales [ y además en contra de la penalización del aborto] en nuestro país)…

 

La conquista de la libertad es un fin que exige una permanente lucha y que no promete la victoria absoluta durante el caminar terreno, demandando un constante comenzar y recomenzar.

 

Ciertamente que se han obtenido logros, mas también es irrefutable que el mundo exhibe tremendas injusticias; como bien se ha dicho: los bienes de la tierra repartidos entre unos pocos; los bienes de la cultura encerrados en cenáculos; hambre de pan y de sabiduría; vidas humanas tratadas como simples cosas; etc.

 

Y mirando a nuestro subcontinente, es innegable que ha manifestado verdad el Papa con las palabras que hemos consignado en la primera parte de esta nota, lo que resulta especial y gravemente peligroso en épocas electorales, siendo que el auténtico sufragio exige un conjunto de resguardos y elementos que aseguren su expresión convincente precedida de un proceso de ilustración y debate, los que se configuran como presupuestos para que sea efectivamente medio de participación libre y responsable, observándose también que hoy  regímenes negatorios en mayor o menor medida de la libertad, la justicia y la dignidad humanas, apelan a procedimientos de elección mediante el voto, más de una vez "comprado", coaccionado o dirigido por una hábil propaganda que anestesia las mentes.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2017
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.