MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


FALTA MUÑECA POLÍTICA PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 13 de marzo de 2019

FALTA MUÑECA POLÍTICA

La fractura de Cambiemos en Córdoba es una mala noticia para esa alianza en el Gobierno. Schiaretti es, por ahora, el gran vencedor por la ruptura de Cambiemos en Córdoba.

RICARDO KIRSCHBAUM – DIARIO CLARÍN

 

La fractura de Cambiemos en Córdoba es una mala noticia para esa alianza en el Gobierno. No sólo por las consecuencias de esa disidencia -que pueden alentar otras en varios distritos-, sino por la nueva constatación de la ausencia de una muñeca políticaque con tiempo se haya dedicado a acercar posiciones y a allanar el camino de la unidad en el radicalismo cordobés.

 

Si esta es una falla de Cambiemos, que no es la única en toda su gestión, también es una demostración de que hay falta de liderazgo en el propio radicalismo, que pudiera haber impuesto una solución acorde a las necesidades de la coalición gobernante. Una encuesta que los simpatizantes de Mario Negri exhiben como prueba irrefutable da ganador al actual gobernador Schiaretti por 7 puntos por encima del diputado radical, que a su vez le sacaría 11 puntos de ventaja al intendente Mestre. Ultimo, con 9 por ciento de los encuestados, marcha el representante del kirchnerismo local.

 

La elección provincial será el 12 de mayo.

 

Schiaretti ya ganó en junio de 2015 con el 40 por ciento contra el radical Oscar Aguad, hoy ministro de Defensa, que sacó el 34. Pero en las posteriores presidenciales Macri se llevó en la provincia el 53 por ciento, contra el 20 de Massa y el 19 de Scioli. Si hubiera un resultado parecido, lo que puede estar en la cabeza de Macri, esa ruptura no sería tan mala noticia. Pero eso es futuro y lo actual es la fractura.

 

Se podrían encontrar razones para esa ruptura cordobesa de Cambiemos, reales y forzadas, en la necesaria flexibilidad con la que Macri tiene que manejar el pensamiento y los egos de sus socios radicales. Se da esta situación: la aliada Carrió, que suele romper lo que no le gusta, es hoy la socia más confiable de Macri. No es así con el radicalismo, que aspira a ser lo que fue y teme ser absorbido por el PRO, a pesar de disponer de un despliegue territorial y un arraigo que supera por volumen e historia, está claro, el movimientismo light del macrismo.

 

El candidato radical Mestre es el dueño de ese aparato en Córdoba. El otro candidato radical, Negri, es dueño de los votos en la volatilidad de las encuestas. Cada uno por su lado, enfrentando a Schiaretti, que para llegar a la gobernación no necesitó de los votos cristinistas, harán de esa elección provincial su interna.

 

Con más de una veintena de elecciones locales, en las que con claridad prevalecen esos intereses, la reciente elección en Neuquén, con el fiasco kirchnerista, y la contemporánea ruptura cordobesa de Cambiemos, dejan otra evidencia: los liderazgos locales prevalecen por sobre los nacionales.

 

Las provincias en general desafían los liderazgos nacionales, al menos hasta que llegue el momento más cercano a las presidenciales. Y esto, pese a la polarización, que sigue vigente. El peronismo busca su destino entre el kirchnerismo y los alternativos.

 

El propio adelantamiento de las elecciones provinciales denuncia la intención. La elección local debe independizarse de las nacionales para que no estén impregnadas de esa polarización que a muchos gobernadores no les conviene sostener.

 

Otra comprobación de la torpeza política, tal vez inevitable, fue el momento en el que se concretó la fractura cordobesa. El alivio que había significado que el kirchnerismo debutara perdiendo, contra todo los vaticinios de las encuestas, se esfumó apenas el radicalismo no pudo resolver sus diferencias.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2019
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.