MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


MARZO TRAE MALAS NOTICIAS: ¿LLEGARÁ MAURICIO MACRI A REMONTAR ANTES DE QUE SEA TARDE? PDF Imprimir E-Mail
domingo, 10 de marzo de 2019

MARZO TRAE MALAS NOTICIAS: ¿LLEGARÁ MAURICIO MACRI A REMONTAR ANTES DE QUE SEA TARDE?

El desempleo y la pobreza complicarán a la Rosada. Lo cierto es que la próxima medición de la inflación será la primera de tres noticias -al frenético ritmo de una por semana- que sacudirán el relato macrista. Qué piensa el Presidente. La aparición de Lavagna.

SANTIAGO FIORITI – DIARIO CLARÍN

 

Tres fechas, tres números, tres estocadas.​ Ya, en marzo.

 

El próximo jueves se difundirá oficialmente la inflación de febrero: rondará entre el 3,5 y el 4 por ciento y superará la de diciembre y enero. Todavía resuena el diagnóstico de Mauricio Macri: “Ya está bajando la inflación”, anunció el 13 de febrero. Veinticuatro horas más tarde, lo desmintió el INDEC: la suba de precios de enero marcó 2,9%, es decir, tres décimas por encima de la que se había registrado en diciembre. Ahora se sabe que el incremento de precios tampoco descenderá en el segundo mes del año y que el de marzo, incluso, va camino a ser mayor que el febrero. No hubo, que se sepa, ninguna autocrítica de quienes siguen los pasos del Presidente. ¿Le informaron mal aquel día? ¿Le ocultaron la tendencia? ¿No la conocían y creían que iba a tender a la baja?

 

Lo cierto es que la próxima medición de la inflación será la primera de tres noticias -al frenético ritmo de una por semana- que sacudirán el relato macrista. El jueves 21 se conocerá la tasa de desempleo, que volverá a subir. Y el miércoles 28 se revelará cuántos nuevos pobres hay en el país. El último trabajó oficial registró 27,3%, un 1,6 puntos porcentuales por encima de la medición anterior. Los técnicos del INDEC ya avisaron que se notará el impacto del récord inflacionario de 2018 y que el retroceso establecerá una cantidad de pobres e indigentes similar al que blanqueó Macri tras su primer año de gestión. O sea: pasará al recuerdo la mejora de 2017.

 

El Gobierno se prepara para transitar -en el mejor de los casos- su mes más caliente de 2019 mientras libra una batalla cotidiana contra el dólar. La suba de las tasas de interés de los últimos días confirman que la prioridad es bloquear cualquier sobresalto de la moneda por más que asome el riesgo de que la economía se enfríe más. El punto de partida está claro: no hay campaña posible si los argentinos, aun los que no están en condiciones de comprar un dólar, viven pendiente de cómo amanece el mercado.

 

El cóctel de impactos negativos es materia de debate permanente en los laboratorios de estrategia de Cambiemos. Luego de que en abril y mayo se plasmen los últimos aumentos de tarifas (30% de gas, 27% el agua y el restante 4% de luz) el oficialismo -se entusiasman- debería inaugurar una nueva etapa. Pero nadie se anima a decirlo. Es una idea que se han propuesto otras veces.

 

Un traspié adicional podría ser letal. Empieza a notarse cierto nerviosismo en algunos despachos. El margen de acción se acorta. Sólo faltan cinco meses para las elecciones primarias. ¿Habrá lugar para mostrar que la recuperación todavía es posible? Hay quienes se preguntan si el reducido entorno presidencial se guarda una bala de plata para el tramo electoral final.

 

No creemos en las balas de plata”, responden cerca del Presidente. El monitoreo de la imagen de quienes conducen los destinos del edificio de Balcarce 50 es permanente. Hoy, dicen, Macri está apenas por encima del 30 por ciento. Representa el piso de popularidad desde que llegó al poder. Cristina Kirchner conserva número parecidos.

 

Juran, de todos modos, que Macri no desconoce que camina por la cornisa. Pero no se lo ve predispuesto a -suele decir- “tomar atajos”. Eso hizo, por ejemplo, que el Gobierno descartara de plano el último y promocionado pedido del radicalismo de revisar la suba de tarifas de este año. Gustavo Lopetegui, el secretario de Energía, ni siquiera lo analizó con seriedad. Cerca del secretario fueron lapidarios: “El populismo se terminó en 2015”.

 

-“¿Y si perdemos?”, le preguntaron recientemente a Macri en una reunión reservada.

 

-Si perdemos me voy- contestó.

 

En la reunión con Horacio Rodríguez Larreta y su Gabinete, el jueves en Parque Patricios, Macri confesó algo así como que si Cambiemos es derrotado en las urnas el futuro pasaría a ser dramático. “Dio a entender que si perdemos va a tener que venir alguien a apagar la luz”, contó un funcionario larretista. Así de vehemente podría ir tornándose el mensaje que elabora el macrismo en el trayecto hacia octubre. No hay otro camino, argumentan. Es este o volver al pasado cristinista.

 

El Presidente dijo durante la charla en la sede de la jefatura porteña que la política no ha tomado nota de que sólo él sería el garante para que los organismos internacionales le presten plata al país. “El préstamo a la Argentina llegó de la mano de nuestra política, no del FMI. El Fondo fue un instrumento usado por el mundo para ayudarnos”, sostuvo. Es cierto que el FMI hoy se siente cómodo con él, pero Trevor Alleyne acaba de decir que apoyarán “al que gane” este año.

 

Frente a su sucesor en la Ciudad y sus funcionarios, Macri advirtió que irá por la reelección en medio de “una pelea difícil en un contexto difìcil”. Una vez más, comparó la situación con sus tiempos de jefe de Gobierno. Les recordó que el primer mandato fue igual de duro, pero que en el segundo se vieron los resultados.

 

No le caen nada bien a la cúpula macrista las versiones que establecen que María Eugenia Vidal -que en todas las encuestas supera a su líder en imagen y en intención de voto- podría ser el Plan B de Cambiemos. Un funcionario de la política le escuchó decir a Macri: “Voy a ir yo y voy a ganar”.

 

Pero el rumor que envuelve a Vidal -aunque ella y su padrino político Rodríguez Larreta se ocupan de aseverar cada vez que tienen espacio que “el candidato es Mauricio”- existe. A propósito: ¿Será cierto que quienes coquetean con esa maniobra están viendo la forma de que algún dirigente lo explicite mediáticamente para instalar la discusión? “No sé quién se va a animar, pero lo están pensando”, contó un dirigente de Cambiemos que no deja de hablar con operadores y arquitectos de todo tipo de jugadas.

 

En los laboratorios de campaña de Cambiemos, Marcos Peña y Jaime Durán Barba creen que la confrontación será entre los mismos modelos que se enfrentaron en 2015. Si la candidata opositora es Cristina ese duelo estará más claro. Pero ¿y si por alguna razón la senadora se baja? “Todo lo que se acerque a ella tendrá aroma a kirchnerismo. Nadie podrá sacarse esa etiqueta”, aseguran.

 

La foto del Consejo Nacional del PJ, donde estuvieron desde los integrantes de La Cámpora hasta Hugo Moyano y Guillermo Moreno pasando por los gobernadores, Daniel Scioli y Alberto Fernández fue, para los macristas de paladar negro, una buena señal. El principal mensaje de los camporistas fue invitar a Sergio Massa a las PASO. “Son todos lo mismo”, se repetía en los pasillos de la Rosada.

 

Algún dirigente macrista ya mandó a medir a Roberto Lavagna. Por ahora, en el Ejecutivo minimizan sus chances y procuran no mencionarlo demasiado. Sí lo hizo Elisa Carrió el miércoles a la noche en el programa de Luis Majul. “Es aburrido, soberbio y usa soquetes”, cuestionó. A esa hora, en la residencia de Olivos los funcionarios había terminado de jugar al fútbol. Uno de ellos, tras revisar los dichos de Carrió, apuntó: “Puede ser que Lavagna sea todo lo que dice Lilita. Pero está de moda”.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2019
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.