MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


ROSATTI Y ROSENKRANTZ, LAS DOS FIGURAS ANTAGÓNICAS DEL NUEVO FALLO PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 05 de diciembre de 2018

ROSATTI Y ROSENKRANTZ, LAS DOS FIGURAS ANTAGÓNICAS DEL NUEVO FALLO

La Corte Suprema cambió su criterio y sostuvo, a diferencia de lo que había dicho en 2017, que el beneficio del 2x1 no es aplicable a los responsables de delitos de lesa humanidad.

PAZ RODRIGUEZ NIELL – LA NACIÓN

 

La Corte Suprema cambió su criterio y sostuvo, a diferencia de lo que había dicho en 2017, que el beneficio del 2x1 no es aplicable a los responsables de delitos de lesa humanidad.

 

El voto clave del fallo de hoy es el de Horacio Rosatti , al que adhirió Elena Highton. Rosatti había sido terminante en el caso Muiña y había dicho que, más allá del "dilema moral" que implicaba favorecer a quien fue condenado por crímenes que "expresan el estadio más degradado en que ha caído la naturaleza humana", el 2x1 era aplicable también a los culpables de esos hechos porque en ningún momento la ley hacía una excepción en su contra.

 

Fue en Muiña donde se dio el debate de fondo. Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda, en minoría, advirtieron que los delitos de lesa humanidad no eran como los demás y que, por eso, la Corte estableció que no resisten la posibilidad de amnistía, indulto ni prescripción. Tampoco -según ellos- del 2x1.

 

Rosatti, que hoy conforma mayoría con ellos, no vuelve sobre ese tema. Lo que sostiene es que la situación se modificó. El fundamento que alegó para el cambio fue una ley del Congreso, que días después del fallo Muiña precisó los alcances de la vieja ley del 2x1. En su primer artículo esa ley sostuvo que ese régimen "no es aplicable" a "delitos de lesa humanidad, genocidio o crímenes de guerra".

 

En materia penal no puede aplicarse jamás una nueva ley con efectos retroactivos en contra del acusado. No está permitido cambiarle las reglas del juego en su contra. ¿Es válida entonces esta nueva norma? ¿Implica una aclaración o una nueva decisión del Congreso? Aún si es "interpretativa", ¿es constitucional?

 

Esa discusión es el nudo del fallo de hoy. Para el presidente del tribunal, Carlos Rosenkrantz , no. Para Rosatti y Highton, sí.

 

Rosatti y Highton advierten que la Corte ha admitido "pacíficamente" la existencia de leyes "interpretativas", como ésta, con las que el Congreso establece el significado que debe dársele a una ley sancionada con anterioridad. Es lo que se conoce como la "interpretación auténtica", la que hace el propio autor de la norma. Rosatti y Highton consideraron la nueva ley como "interpretativa" porque -dijeron- no modifica la legislación pre-existente, sino que aclara cómo debe aplicarse, y porque no alarga la pena de quien ya está condenado, sino que establece cómo se computa el tiempo de prisión preventiva para definir cuándo se cumple la condena.

 

Para Rosenkrantz, en cambio, la nueva ley no justifica el cambio de criterio porque es, lisa y llanamente, "inconstitucional". El presidente de la Corte argumentó que no es en realidad una ley interpretativa y que, aun si lo fuera, no son admisibles leyes interpretativas más perjudiciales en materia penal porque está en juego una garantía central "en la tradición del humanismo liberal": el principio de irretroactividad penal consagrado por la Constitución.

 

Cuando Rosatti, Highton y Rosenkrantz conformaron la mayoría en Muiña, fueron criticados por todo el arco político y el rechazo social fue mucho mayor de lo que hubieran podido imaginar. Se trató de un golpe muy duro, sobre todo para Rosatti y Rosenkrantz, que por entonces acababan de llegar a la Corte. Una multitud llenó la Plaza de Mayo. Esa misma multitud empujó la nueva ley del Congreso, sancionada por todos los senadores y diputados, con la sola excepción del salteño Alfredo Olmedo. Aquella ley es la que hoy invoca la mayoría para el cambio de criterio.

 

Rosenkrantz, en cambio, eligió mantenerse en su postura original. Le pesa lo que Rosatti llamó el "dilema moral" de favorecer a represores, pero elige no dar el salto. Carlos Pagni lo definió como un "academisista liberal, en el sentido anglosajón de esa etiqueta". Como tal, se siente cómodo en la soledad de su disidencia.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.