MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


ELISA CARRIÓ PISA UNA LEY, LA CORTE VA POR UN NUEVO 2X1 Y EL MIEDO A LA “NARCOPOLÍTICA” PDF Imprimir E-Mail
lunes, 03 de diciembre de 2018

ELISA CARRIÓ PISA UNA LEY, LA CORTE VA POR UN NUEVO 2X1 Y EL MIEDO A LA “NARCOPOLÍTICA”

El Gobierno quiere que se sancione sí o sí el proyecto de Financiamiento Político. El PRO apura definiciones ante sus socios.

IGNACIO ZULETA – DIARIO CLARÍN

 

La plata privada en campañas divide aguas en el oficialismo y en la oposición

 

La agenda del fin de año pone a prueba la resistencia del sistema a la voluntad de poder. En dos sedes - el Congreso y el Poder Judicial - se va a discutir el reglamento de las próximas elecciones. La Argentina es un país en donde los políticos discuten las normas electorales con más pasión que si se tratara de dinero. Saben que la plata va y viene, y lo que importa es tener poder. Y eso depende del reglamento.En la Cámara de Diputados se demora la sanción de una ley de financiamiento de las campañas, que divide al oficialismo y la oposición. El punto es la manera de blanquear el aporte de dinero que éstas reciben de las empresas. Siempre existió ese dinero, aunque sin cuadernos. El escándalo del escribiente indiscreto ahuyentó hasta nuevo aviso a los big pockets de cualquier contacto con los partidos, y ahora tambalea todo el sistema. La espantada de los empresarios por el caso Centeno, deja a los partidos a merced de los aportes forzosos del Estado (plata para boletas y espacios gratis en medios audiovisuales). Los oficialismos corren con ventaja porque cuentan con los fondos reservados que llueven discretamente de organismos ligados a la seguridad y el espionaje. De ahí sale plata para pagar encuestas y otros servicios inconfesables, como los que doblegan la voluntad de los comunicadores -medios, empresas, etc. Para justificar esos aportes es que se inventó la patraña de los aportantes falsos, gente muchas veces insolvente que firma como contribuyente del dinero negro.

 

El temor a la narcopolítica

 

Con el estreñimiento que la causa cuadernos ha motivado en el sector privado, todos acuerdan en la necesidad de sancionar una ley que blanquee estos aportes. El temor que gana a todos es que, ante la reticencia de las empresas, ahora aparezca el dinero del narcotráfico. Está en la retina de todos los que miran las series de Netflix, cómo en muchos países se instaló la narcopolítica. En la Argentina aún no ha ocurrido, pero en cualquier conversación con oficialistas y opositores, sale el temor de que, con las canillas cerradas, venga a la política el dinero de las mafias de todos los rubros, que pueden ver el camino libre para constituir bloques legislativos cautivos de sus intereses, o para la captura de la voluntad de candidatos a cargos de la rama ejecutiva. El lema es: la plata, siempre alguien la va a poner.

 

Vale aquí la advertencia del papa Francisco a sus curas: el diablo siempre entra por el bolsillo. Las más grandes crisis, en todos los países, se han desencadenado por el financiamiento de la política, desde la Tangente italiana al Lava Jato brasileño, pasando por los volantazos del sargento Centeno, chofer y escribiente, presente.

 

Carrió quiere que se discuta el año que viene

 

Cuando aún todos caminan sobre los papelitos que dejó en el suelo esa fiesta de 15 que fue el G20, las posiciones están así: 1) el Gobierno quiere que la ley de financiamiento se sancione de cualquier manera y a cambio de lo que pida la oposición. Fracasó el dictamen del Senado, coautoría de Miguel Pichetto y Ángel Rozas, porque los diputados exclamaron, con éxito, ser la cámara iniciadora. 2) El nuevo proyecto que admite dinero empresarial en campañas y otros condimentos, lo discuten en estas horas Adrián Pérez (secretario del área electoral) y Dalmacio Mera (jefe por el peronismo de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado) y que se presentará en Diputados, achica las pretensiones de los proyectos originales. 3) El destino del dinero empresarial divide a los bloques. El gobierno quiere que el 100 % de lo que pone una empresa vaya al destino específico que la empresa diga. El Frente Renovador quiere que un 80% vaya al partido que la empresa elija, y el 20% a un fondo de reparto para todos los partidos. Es para que mojen algo los partidos chicos a quienes les avergüenza ser auspiciados por la plutocracia. El cristinismo quiere que ese reparto sea del 50 y 50. 4) Pero lo más eficiente hoy es que Elisa Carrió ha pisado la iniciativa, y no quiere que se trate en estas extraordinarias. Mandó a decir que es un tema que hay que discutir con cuidado, que no hay que apresurarse. Ella estuvo en un momento contra los aportes partidarios. Ahora ha puesto el tema en debate y lo admite con limitaciones en cuanto al porcentaje que pueden aportar las empresas, de manera de no permitir que éstas copen las campañas. Lilita ha sostenido siempre que las campañas de la Coalición se hicieron sin dinero privado, y que eso no le impidió tener grandes resultados que no quedaron cautivos de intereses privados.

 

Apura el PRO definiciones de estrategia ante socios en Cambiemos

 

Las algaradas del G20 dispersaron a la colectividad política durante casi una semana. Por eso vuelven de apuro este lunes para actualizar temas pendientes. Lo primero, enfrentar el envión de adelantamientos electorales que produce el peronismo y que pueden determinar el destino del oficialismo en el cuadro nacional. El PRO reúne a la mesa de los lunes con los jefes partidarios y los ministros políticos. Van a resolver qué le dirán el martes a los socios de la UCR, que harán el encuentro que debieron suspender por la muerte del padre de Alfredo Cornejo. Les preocupan los grandes distritos en donde Cambiemos, sin tener el gobierno, se va a jugar todo, porque integran el lote de las siete provincias más pobladas que deciden cualquier elección nacional. Se trata de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.

 

La mesa PRO la integran Humberto Schiavoni, Francisco Quintana, que se reunirán este lunes con Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Marcos Peña, Rogelio Frigerio y Sebastián García de Luca. Su criterio es que en Córdoba se avance en un acuerdo para las candidaturas que se base sobre las encuestas. Están más cerca de pensar que si van a una elección interna en una provincia en donde no hay PASO local, pueden ser víctimas de la intervención del peronismo de Juan Schiaretti para detener a los que tienen más chances. En la cita del lunes definirán el camino más útil, que es evitar las internas. Se sabrá más el viernes, cuando se haga en el hotel Quórum de Córdoba un mega encierro de legisladores y autoridades del PRO de Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe con el pollster del partido, Jaime Durán Barba, y su asistente Santiago Nieto. Escucharán sobre encuestas y las definiciones estratégicas para que esos distritos ayuden al proyecto principal, que es la reelección de Macri.

 

Los alternativos del peronismo desembarcan en Capital

 

En la oposición también calientan motores. El peronismo alternativo despega este martes en una cena con los integrantes de la mesa nacional de Alternativa Federal, en un Molière del centro, para animar la candidatura de Marco Lavagna a jefe de Gobierno de la Ciudad. Sigue el miércoles en Avellaneda, con una aparición de Miguel Pichetto junto al jefe local Cacho Álvarez, que regresa a la querencia partidaria, después de algunas noches de amor, fugaz, en el oficialismo de Cambiemos. El rionegrino prepara nuevas apariciones en Mendoza y Bariloche, en previas a la jornada más grande de esta tribu, que ocurrirá el miércoles 19 en el predio de Costa Salguero, que tiene el propósito de cerrar el año con un lanzamiento que incluye no sólo comida, sino una tarde de mesas de trabajo para comprometer a dirigentes del interior.

 

La Corte prepara el 2x1

 

Pichetto estuvo en una de las fotos de familia del G20 junto a Mauricio Macri, que lo llevó a la Casa de Gobierno el jueves a que saludase al primer ministro de Italia. Una distinción que no tuvieron otros dirigentes opositores que, con la excepción de algunos gobernadores como Juan Manzur o Gerardo Zamora, no estuvieron en esa vidriera. En realidad no abundaron los dirigentes opositores en las fotos del G20, que el gobierno ha puesto como mascarón de su campaña para 2019, como un éxito descomunal de marketing. “Es el G20 de la Argentina, no del gobierno”, se justificó Manzur cuando le preguntaron qué hacía por ahí -estuvo en varias. Pero tampoco hubo muchas figuras de los socios radicales o de Carrió, salvo en la clase turista que fue el show en el Colón. Hablando de clases, a la misma hora cuando en el VIP del Salón Dorado, Macri le daba de comer a los presidentes, Nicolás Dujovne y Jorge Faurie les dieron una cena de parado a las delegaciones, en una especie de recepción de clase business que pasó inadvertida. Fue en la noche del sábado, y pasaron por ahí los ministros del gabinete, que tuvieron la oportunidad de conversar con personajes infrecuentes en fiestas, bares y billares, como el presidente de la Suprema Corte de Justicia Carlos Rosenkrantz. El tribunal ha ganado visibilidad porque, a diferencia de otras colectividades que juegan con la sorpresa del público, le ha puesto fecha a sus sentencias liminares. Esta semana habrá fallo por el 2x1 a detenidos por causas de “lesa” – es como llaman los expertos a las violaciones a los derechos humanos. Nadie da mucho por esta cláusula, porque hay otra mayoría, distinta a la que avaló el 2x1 el año pasado.

 

Ley de lemas: mala señal para los radicales de Santa Cruz

 

En la grilla de las decisiones para la semana que viene está la vigencia de la Ley de Lemas que los radicales cuestionan en Santa Cruz. La fecha prometida es el 11 de diciembre y les pone prisa a los jueces. Esperaron hasta ahora el dictamen del procurador de la Nación, que ya opinó que es una cuestión de derecho público provincial, en el cual no se tiene que meter la Corte. Es algo que ha ocurrido en casos anteriores en materia electoral. El más alto tribunal hizo jurisprudencia al dejar que fueran las provincias las que decidieran por si, cómo responder a este tipo de asuntos. Se apartaron en algunos casos, como quejas (que prosperaron en el más alto nivel) de opositores en Santiago del Estero contra una intervención federal, que quería reformar la constitución local, contra una reelección del actual gobernador Gerardo Zamora. La Corte no está obligada a seguir el criterio del procurador, que ha entendido que se trata de un caso local. Ya tuvieron una coincidencia en aceptar el caso, pero todavía no han ido al fondo. La idea de la que se habla, es que los supremos van a decidir en un plexo limitado de consideración: sólo van a voltear la ley de lemas, que ya avaló la Corte provincial, si está en contradicción manifiesta con la Constitución provincial. Es decir, una decisión ajustada a la letra de las normas, para no entrar en consideraciones de política electoral, que puedan significar una invasión de jurisdicciones ajenas. Igual dominará la trama política, que ya motivó que el senador radical Eduardo Costa estuviera ausente de la sesión que aprobó el Presupuesto de su gobierno. Fue en protesta por el auxilio que le da la Nación al gobierno de Alicia Kirchner, y por el silencio a su reclamo de que bajen la ley de lemas, que ya le impidió ser gobernador en 2015.

 

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.