MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


NÉSTOR NO VIVE EN EL CORAZÓN DE SU PUEBLO PDF Imprimir E-Mail
martes, 30 de octubre de 2018

NÉSTOR NO VIVE EN EL CORAZÓN DE SU PUEBLO

El parlamento de Ecuador hizo punta y resolvió, por amplia mayoría, remover la estatua de Néstor Kirchner que Rafael Correa había entronizado en Quito, en la puerta del edificio del Unasur. El argumento fue que ese monumento era “una apología de la corrupción rampante”.

ALFREDO LEUCO – LE DOY MI PALABRA

 

El parlamento de Ecuador hizo punta y resolvió, por amplia mayoría, remover la estatua de Néstor Kirchner que Rafael Correa había entronizado en Quito, en la puerta del edificio del Unasur. El argumento fue que ese monumento era “una apología de la corrupción rampante”.

 

La reacción popular y su correlato en los consejos deliberantes, cambió el panorama producto de los 6 procesamientos, 5 elevaciones a juicio oral, dos pedidos de prisión preventiva y un desafuero de Cristina Fernández. Apareció entonces un bolso colgando de la estatua de Néstor en Rio Turbio. Se vandalizaron algunos monumentos con pintadas que hablaban de la corrupción y el latrocinio. Se presentó un proyecto para quitar de Las Cuatro Plazas en Rosario un busto de Néstor, en Morón se logró eso en la plaza San Martin, con mayoría del Consejo Deliberante. Las dos represas que se habían bautizado “Néstor Kirchner y Jorge Cepernic” fueron designadas “Complejo Hidroeléctrico La Barrancosa- Condor Cliff”.

 

Hoy todo está más claro y es una ofensa a los argentinos decentes, a los ciudadanos honrados, designar cualquier lugar público con el nombre del más grande de los corruptos junto a Cristina.

 

Por lo pronto volvieron los reclamos de reemplazar el nombre del Centro Cultural Kirchner. La placa que se colocó en su inauguración está firmada por toda la banda estafadora liderada por Cristina, coordinada por Julio de Vido, bendecida por Teresa Parodi y ejecutada por José López. Opino que esa placa hay que dejarla como emblema de la caradurez y la impunidad.

 

Aparecieron memes en internet que proponían ponerle el rostro del ex jefe de estado a los billetes de 500 euros que el tanto popularizó o a un pabellón de la cárcel de Ezeiza donde están gran parte de sus socios, testaferros y funcionarios.

 

No quiero faltarle el respeto a Néstor Kirchner porque está muerto y no me puede contestar. No quiero ser ofensivo con su familia que lo recuerda a 8 años de su fallecimiento. Frente al dolor por la pérdida de un ser humano hay que ser muy prudente. Ya dije que no hay muerte buena. Y que yo no celebro la muerte de nadie.

 

Pero tampoco quiero dejar de cumplir con mi tarea que es buscar la verdad siempre desde la mirada crítica hacia todos los poderes. No creo que la desaparición física transforme en ángeles a las personas que en vida no lo fueron. Y en estos años fueron muchos los homenajes y las declaraciones que en su afán de transformar a Néstor en un mito, malversaron la realidad. Los muchachos de La Cámpora cantan que Néstor no se murió, que Néstor vive en el pueblo, la puta madre que lo parió. La ilusión y la metáfora son parte de la militancia. Es lícito para darse ánimo frente a la adversidad. Pero la realidad es que Néstor se murió hace 8 años. Varios de sus defensores más fanáticos dicen que Néstor entregó su vida por la patria y murió combatiendo.

 

Néstor es Perón, llegó a decir Edgardo Depetri. Aquí hay varias falsificaciones de los hechos que conviene aclarar. Néstor se murió en la cama y producto de una sumatoria de cuestiones médicas que el mismo no quiso atender. Sus rabietas envenenadas y sus constantes ataques no le dieron paz a su corazón y a su cerebro. Su estado se fue deteriorando y los médicos le advirtieron que debía modificar sus conductas obsesivas e hiperkinéticas. No hay nada de épico ni glorioso en eso de no cuidarse y forzar el cuerpo hasta el límite de lo razonable. Vamos a esperar que la historia y el tiempo vayan poniendo las cosas en su lugar. Yo tengo mis serias dudas de que Néstor viva en el corazón de los argentinos. No tengo registro de que su foto esté colgada en el dormitorio de los más pobres de los pobres como si estuvieron los retratos de Perón y su caballo pinto y de Evita en esa suerte de estampita rubia con rodete. Tal vez me equivoque pero no lo veo a Néstor en los homenajes de abajo hacia arriba. Todo lo contrario, lo veo celebrado desde arriba, desde el aparato del estado como fue durante todos los años en los que estuvieron en el poder. Este sábado en un acto, su hijo Máximo en La Matanza, le preguntó a la concurrencia: “¿Ustedes ven la plata del FMI en los barrios?”: Noooo, gritaron todos a coro. Hubiera estado bueno preguntarle si veían los 94 millones de patrimonio de Máximo o los 70 millones de dólares que se robaron entre Néstor y Daniel Muñoz para comprar departamentos en Nueva York y Miami, el corazón del imperialismo norteamericano.

 

Eso fue todo. No hubo grandes movilizaciones en las barriadas humildes emocionadas ante la ausencia de Kirchner. Es la verdad. La cosa fue de arriba hacia abajo. No surgió como algo espontáneo del ciudadano de a pié.

 

Muchos dirigentes sobreactúan y exageran las condiciones de Néstor y ocultan sus fracasos para quedar bien con Cristina y ver si pueden mojar algún lugar en las listas que la viuda ya empieza a confeccionar para el año que viene o porque quieren salvar su propio pellejo político porque lo apoyaron con fanatismo hasta el último día.

 

Creo que Néstor y Cristina formaron un sólido equipo para acumular dinero y poder con una bulimia pocas veces vista. Han sumado millones de dólares y cargos en todos los niveles del estado con una obsesión enfermiza.

 

La justicia prueba con rigurosidad el plan sistemático para saquear al estado mediante una asociación ilícita comandada primero por Néstor y luego por Cristina.

 

Creo que en algún momento la sociedad realizará un balance más equilibrado de las virtudes y los defectos de Néstor. Lejos del chupamedismo de los Gvirtz.

 

Ese equilibrio para mirar lo que pasó en más de doce años con casi la suma del poder público, nos permitirá ser más maduros como sociedad para diseñar la década que viene.

 

Los niveles de autoritarismo con intenciones hegemónicas fueron paridos por Néstor y continuados por Cristina. La malversación estadística y las patoteadas de Guillermo Moreno, la edificación de la mayor matriz corrupta de que se tenga memoria en el estado tiene la firma de Néstor en sociedad con Cristina. No creo que Néstor haya sido un santo y Cristina un demonio. Creo que ese matrimonio presidencial tuvo algunos logros en revalorizar la militancia política, en las asignaciones por hijo, en la ley de matrimonio igualitario, en la potencia que se le dió al consumo popular pero que son igualmente responsables de haber instalado el odio y la división entre los argentinos. En el plano de los derechos humanos hay que decir la verdad aunque sea contradictoria. Ese Néstor que bajó el retrato del genocida Videla es el mismo que ignoró el tema de los derechos humanos durante la dictadura y muy avanzada la democracia, mientras fue intendente y gobernador. Hoy dicen las pintadas que Néstor es el viento que todo lo empuja o que el cambio es irreversible. Nublados por la renta que recibieron como funcionarios y que muchos temían perder, algunos fueron capaces de decir que Después de Perón y Néstor viene Máximo. A tanto llega la locura de pensar que alguien que no trabajó nunca ni administró un kiosco pueda manejar los destinos de la Nación. No quiero ser irrespetuoso pero las cosas hay que decirlas. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. Ni Kirchner fue Perón ni Cristina es Evita y mucho menos, Máximo será su heredero. Y sanseacabó.

 

 
< Anterior
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.