MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


LA INTIMIDAD DEL PODER. LOS LLAMADOS DE ELISA CARRIÓ,LA OBSESIÓN DE MAURICIO MACRI POR LA INFLACIÓN PDF Imprimir E-Mail
domingo, 07 de octubre de 2018

LA INTIMIDAD DEL PODER. LOS LLAMADOS DE ELISA CARRIÓ,LA OBSESIÓN DE MAURICIO MACRI POR LA INFLACIÓN Y EL FACTOR MARCELO TINELLI

Secretos de la charla entre el Presidente y la diputada en medio de la tensión. La opinión sobre el conductor de TV. Y el impacto de los cuadernos.

SANTIAGO FIORITI – DIARIO CLARÍN

 

Vamos a ver qué quiere”, dijo Mauricio Macri el martes, apenas pasadas las cinco de la tarde. El Presidente charlaba sin apuro en el despacho de Fernando de Andreis, y miraba de reojo un informe económico en un canal de noticias, cuando le avisaron que Elisa Carrió quería verlo. La charla fue escueta. Era evidente que algo no andaba bien: la diputada ya había resuelto renunciar a presidir la Comisión Bicameral de Seguimiento del Ministerio Público, decisión que formalizó un día más tarde a través de una carta en la que denunció la proscripción del peronismo. El clima se puso mucho peor con el correr de las horas. Carrió sabía de antemano que la Cámara de Casación tenía decidido absolver a Carlos Menem en la causa por la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia, pese a que había sido condenado a siete años y medio de prisión. Eso le dio tiempo para preparar una doble jugada: anunció que pediría el juicio político de los camaristas y del ministro de Justicia, Germán Garavano. ¿Su maniobra tiene que ver con que en su equipo creen que aquel polémico fallo tiene un correlato con la postura pública de Garavano sobre la supuesta conveniencia de que Cristina Kirchner no termine presa?

 

“¡Pero por supuesto! ¡Qué duda te cabe!”, conjetura ante Clarín uno de los tres principales colaboradores de la líder de la Coalición Cívica. En la Coalición consideran que las declaraciones del ministro fueron una provocación a -tal vez- la principal consigna por la que esa agrupación aceptó una alianza electoral con el PRO. “El pacto fue que no iba a haber impunidad para nadie. Y Mauricio lo sabe mejor que nadie porque él estuvo de acuerdo”, recuerdan.

 

La legisladora no se movió de espaldas a la Casa Rosada. Todo lo que hizo lo adelantó puertas para adentro. Ella desliza que no la quisieron escuchar. Más: en una segunda conversación con Macri volvió a dejar en clara su posición. “Te quiero anticipar que no voy a retroceder con el pedido de juicio político contra Garavano”, le transmitió. Macri la oyó, le pidió comprensión, aunque respaldó a su funcionario. Cuando Garavano le propuso que si era necesario estaba dispuesto a irse -como publicó La Nación-, su jefe replicó que mejor pensara en seguir trabajando.

 

Desde la Casa Rosada ensayaron movimientos para tratar de contener a su aliada (no todos: más de uno se preservó “hasta que baje la espuma”) y descubrieron que no solo mantiene una cruzada contra Garavano. Está molesta por los desplazamientos que hizo Leandro Cuccioli en la AFIP. Varios de los jefes que ya no están tenían el respaldo de Carrió para investigar a la constructora de Angelo Calcaterra, el primo del jefe de Estado.

 

Quienes gozan de la simpatía de Carrió dicen que no es cierto que haya actuado bajo un ataque de furia. “Nadie la vio ansiosa ni enojada como otras veces. Eso hasta por ahí es peor”, describe un hombre que la acompaña desde la fundación del ARI. En una nueva semana de cortocircuitos con el corazón del poder del Gobierno la diputada se mantuvo on line desde su casa de Exaltación de la Cruz. Lo hizo de una manera risueña: acaba de descubrir la función de videollamadas de WhatsApp. Le entretiene ver qué están haciendo sus asesores mientras hablan y también exhibir qué está haciendo ella. Súbitos espacios de relax en medio de la tensión.

 

Ayer estaba en Corrientes para presentar el libro de Mariana Zuvic y hoy asistirá al cumpleaños de su hijo Ignacio, en Chaco. “El único que puede ordenar esto es Mauricio”, sostienen en el Gobierno. Pero sus encuentros cara a cara nunca son fáciles. Alguna vez Macri apuró a su aliada, que buscaba condicionarlo: “Yo soy el Presidente”. Ella le respondió: “Pero yo soy Carrió”. Así de dura y curiosa es la conversación entre ellos.

 

Garavano no se va a ir”, confían en el Ejecutivo. Una eventual salida del ministro -razonan- podría complicar el liderazgo presidencial y también podría opacar el nuevo rol de los ministros desde la reducción del Gabinete a la mitad. Ahora todos comparten una reunión diaria con Macri y tienen la orden de hablar ante los medios y de defender la gestión más allá de lo que hacen en su propia cartera.

 

El terremoto que desató Carrió en Cambiemos parece contrastar con la frase predilecta de Macri de las últimas semanas. “Mi trabajo es estar tranquilo”, repite. Le viene bien como latiguillo ante la saga de sucesos que complican su administración: desde la suba del dólar y el pico inflacionario de los últimos meses del año hasta los pedidos del círculo rojo para que haya cambios, pasando, obviamente, por las estocadas de su socia más temida.

 

En el entorno presidencial dicen que Carrió es injusta. Hace un tiempo, a medida que la causa de los cuadernos de Oscar Centeno iba acumulando pruebas, arrepentidos y detenciones una persona muy influyente le planteó a Macri que había que hacer algo para cortar la cadena en Comodoro Py.

 

No me voy a meter”, jura ese hombre que oyó como respuesta. El interlocutor insistió con que los empresarios iban a dejar de invertir y que mucho menos iban a llegar inversiones del exterior. “Explorá la posibilidad de hacer algo porque esto no termina más”, le sugirió. Macri habría cerrado la charla con esta frase: “Ya te dije que no voy a hacer nada”.

 

El Presidente cree que los cuadernos pueden ser un freno momentáneo para la economía, pero no a largo plazo. En cambio, sí piensa que el obstáculo es el salto inflacionario. Apenas abrió su despacho, el 10 de diciembre de 2015, había ubicado la suba de precios como “la principal obsesión” de su mandato. En algún momento creyó que eso había quedado atrás. Es una de las autocríticas que hoy hace en voz alta. “La inflación que heredamos no era de entre el 30 y el 40 por ciento porque las tarifas de las servicios estaban por el suelo. Subestimamos el impacto que iban a tener esas subas. Bajar la inflación sigue siendo mi obsesión”, ha dicho en diálogos reservados.

 

Macri ofrece, como respuesta a casi todos los cuestionamientos por la crisis, las opiniones que recoge por el mundo. “Afuera todos nos dicen que vamos bien y que no hay otro camino”, cuentan a su lado. ¿Por qué no se verían esas “mejoras” en la Argentina? Macri dice que la resistencia abarca a tres grupos distintos. Los que tienen miedo, los que no entienden hacia dónde quiere llevar su modelo y los que pugnan por el fracaso -el kirchnerismo y agrupaciones marginales- porque eso los dejaría sin retorno.

 

Aunque Cristina sigue siendo funcional a los intereses electorales de Cambiemos, el Presidente dice que le encantaría poder tener como rival a un peronismo renovado y moderno en el que no se imponga la demagogia. “Ojalá armen algo bueno”, se le oyó sobre la alianza que exploran Miguel Ángel Pichetto, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti. Esos dirigentes ya coquetean con sumar a Marcelo Tinelli. A Macri no lo toma por sorpresa. Él también ha hablado con el conductor y auspicia su salto a la arena política. Días atrás le preguntaron si veía a Tinelli más cerca del PJ o de Cambiemos. Macri respondió: “Donde se sienta más cómodo”.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.