MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


CLARENS REVELÓ QUE RECAUDÓ $ 30 MILLONES PARA EL PLAN SUEÑOS COMPARTIDOS DE LAS MADRES DE PLAZA DE M PDF Imprimir E-Mail
martes, 11 de septiembre de 2018

CLARENS REVELÓ QUE RECAUDÓ $ 30 MILLONES PARA EL PLAN SUEÑOS COMPARTIDOS DE LAS MADRES DE PLAZA DE MAYO

El financista, en su confesión, también afirmó que juntó “70 millones” de coimas para la constructora Gotti de Lázaro Báez. Dijo que la orden había sido de Cristina Kirchner.

DANIEL SANTORO – DIARIO CLARÍN

 

Ernesto Clarens contó que "no recibía órdenes directas" de Néstor Kirchner (a quien llamaban “Rico McPato”) ni de Cristina (alias “La Araña”), sino a través de Lázaro Báez o José López. En su confesión reveló dos misiones increíbles y hasta ahora desconocidas: recaudar coimas por 30 millones de pesos para el plan Sueños Compartidos de las Madres de Plaza de Mayo y otros 70 para la empresa constructora Gotti. La revelación se suma al destino de otra parte de los 200 millones de dólares recolectados por la mano derecha del ex ministro de Planificación Julio De Vido, Roberto Baratta, según los cuadernos del remisero Oscar Centeno: los bolsillos de los Kirchner, el financiamiento ilegal de las campañas electorales K y la agrupación “Justicia Legítima”.

 

Según fuentes judiciales consultadas por Clarín, en su última confesión Clarens aportó nuevos datos sensibles que amplían el universo de las empresas que pagaban coimas y el mecanismo usado para esta “máquina de recaudar” que funcionó entre el 2003 y el 2015.

 

La información se conoce en momentos en que el juez federal Claudio Bonadio está terminado de redactar las resoluciones en las cuales, seguramente, procesará con pedido de desafuero y detención a la ex presidenta y actual senadora de Unidad Ciudadana y la mayoría del resto de los imputados en esta causa.

 

En su larga confesión, el financista confirmó que tanto Néstor como Cristina “estaban al tanto” de los pagos que se le encomendaban a través de terceros, aunque afirmó que no los conoció personalmente y que ellos tenían, en el 2003, referencias de él como “el financista de Lázaro Báez”.

 

Uno de esos pagos fue para “el plan Sueños Compartidos de las Madres de Plaza de Mayo” por una orden que recibió del ex secretario de Obras Públicas, José López. Las fuentes estimaron que esta recaudación fue en el 2013 cuando, a raíz de una investigación de Clarín, estalló el escándalo del desvío de 200 millones de pesos fondos públicos que habían sido destinados para el plan de viviendas sociales que manejó Sergio Schoklender hasta pelearse con Hebe de Bonafini y había que tapar los agujeros de las Madres de Plaza de Mayo.

 

Explicó que ése y otros pagos los entregó a Daniel Muñoz, el secretario privado de Néstor y Cristina, en el departamento de los Kirchner de la calle Uruguay o en los hoteles Panamericano o Faena en habitaciones siempre distintas. Clarens entregó al juez Bonadio y al fiscal Carlos Stornelli una detallada planilla de Excel con los nombres de 120 empresas que pagaban esos sobornos y explicó que él tenía el trabajo de recaudar o cambiar a dólares los pesos que le entregaban. Fuentes que vieron la causa afirmaron que la lista de Clarens está encabezada por “Helport, Roggio, CVC, JCR, IECSA, Decavial, Equimac, Homaq, Losi, Cleansol, Panedile, Green, Alquimaq, Burgwardt, CCI y Pietrobovi”, entre otras. Gracias a planilla y otros datos explosivos, Clarens fue aceptado como imputado-colaborador en la causa y evitó ir preso.

 

De esta forma, luego de que Bonadio decida los procesamiento comenzará una segunda etapa de indagatorias de otros empresarios que aún no aparecían en la causa o ampliatorias de indagatoria a otros que sí lo están.

 

Con todos estos datos, Stornelli y su colega Carlos Rívolo están cruzando nombres de empresas, pagos, fechas de cheques y otros datos para ampliar el entramado de este mecanismo de dinero negro.

 

Entre tantas “misiones” Clarens con los años afianzó su relación con Báez y una vez fueron junto a ver un partido de Boca. En el clima de alegría de la Bombonera, Báez le confesó que también era maltratado por “Rico McPato”, como llamaba a Kirchner, y “la araña”, como aludía a Cristina. Le contó que entró a una oficina donde estaba Néstor y al cerrar la puerta hizo ruido. El presidente le ordenó tres veces volver a salir y entrar sin hacer ruido hasta que finalmente, enojado, le dio una trompada.

 

En su extensa confesión, negó haber sacado plata de los Kirchner al exterior o de Daniel Muñoz y también desmintió haber sacado dólares en efectivo en sus lanchas rápidas en sus frecuentes viajes a Carmelo, Uruguay. Dijo algo así como que no necesitaba salir del país para “mover” plata al exterior. En cambio, admitió que aconsejó a Báez sobre cómo invertir dinero en la Argentina y dio a entender que esa plata “era de los Kirchner”.

 

La otra misión extraña que recibió fue “un pedido de Cristina” de recaudar para ayudar a Gotti Construcciones. Se trata de las empresas de obra pública más vieja de Santa Cruz cuyo dueño, Victorio Gotti, murió en un accidente automovilístico en el 2004 y luego pasó a ser controlada por Báez y usada para “cartelizar” la obra pública en esa provincia.

 

Una vez que estuvo en manos de Báez, Clarens tomó el control de los certificados de avance de obra pública de Gotti y comenzó a cambiar cheques. Tal como adelantó Clarín, Clarens a través de las cooperativas truchas Credisol y Coficred Ltda -dadas de baja por el INAES- “prestó 300 millones de pesos “ a Austral y Gotti luego de cobrar cheques de las empresas del “club de la obra pública”. Según las fuentes, había llegado a “juntar unos 70 millones de pesos” para tapar los agujeros de Gotti que tuvo que pagar “a un estudio de abogados de Mendoza” cuyo nombre no recordaba. Destacó que nunca presionó a los empresarios para que la paguen y criticó a Juan Chediack, de la constructora José J. Chediack. Aseguró que habría pagado coimas “por encima del 25 por ciento” de los contratos.

 

Al relatar cómo era el mecanismo de recolección de coimas de la “Camarita” (la Cámara Argentina de Concesionarios Viales) y la “Cámara” (la Cámara Argentina de la Construcción que en esa época manejaba Carlos Wagner) contó que de la primera recibía unos 300 mil dólares mensuales. Luego le entregaba los bolsos con la plata a Muñoz y todos los viernes en “aviones oficiales desde la base militar de aeroparque” llevaban la plata a Río Gallegos o la casa de los Kirchner en El Calafate. En uno de sus frecuentes contactos, Muñoz le contó una anécdota. “Llegamos con cajas tan grandes a la casa de Los Sauces que no entraban por la puerta principal. Entonces, tuvimos que meterlas por la puerta de la cocina ante la sorpresa de los cocineros y otros empleados”, relató la fuente. Bonadio encontró, hace dos semanas en un allanamiento, una bóveda en la casa de los Kirchner en ese hermosísimo destino turístico.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.