MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


CUADERNOS DE LA CORRUPCIÓN: CALCATERRA CONFESÓ ANTE EL JUEZ Y DETUVIERON A UN EX DIRECTIVO DE TECHIN PDF Imprimir E-Mail
martes, 07 de agosto de 2018

CUADERNOS DE LA CORRUPCIÓN: CALCATERRA CONFESÓ ANTE EL JUEZ Y DETUVIERON A UN EX DIRECTIVO DE TECHINT

Conmoción en el mundo empresario. El primo de Macri firmó un acuerdo de colaboración con el juez y luego quedó eximido de prisión. Luego, el juez detuvo a Héctor Zabaleta, ex director de administración de Techint, entre otros empresarios.

LUCÍA SALINAS - DIARIOCLARÍN

 

La causa de "los cuadernos de las coimas" provocó este lunes un terremoto en el mundo empresario. Por un lado, Ángelo Calcaterra -primo del presidente Mauricio Macri- admitió ayer ante el juez federal Claudio Bonadio que hizo "aportes a las campañas electorales de 2013 y 2015 del FpV" aunque rechazó que los pagos hayan sido de U$S 8 millones. Y aseguró que su ex CEO de Iecsa, Javier Sánchez Caballero, "pagaba por órdenes mías" al ex secretario de Coordinación, Roberto Baratta.

 

Luego de su confesión, Calcaterra fue aceptado por el juez como imputado colaborador y se le dio la eximición de prisión. Por otra lado, Bonadio detuvo este lunes al ex director de administración de Techint, Héctor Zabaleta, otro de los mencionados en los cuadernos del remisero y ex sargento Oscar Centeno. Techint es una de las empresas privadas más grandes del país. La confesión de Calcaterra le dio un giro a la causa porque obliga a otros empresarios a asumir, por primera, vez el pago de aportes ilegales a ex funcionarios kirchneristas. Zabaleta -que aparece también en el cuaderno pagando sobornos- fue gerente de Tenco, una subsidiaria de Techint, hasta el 2012, año en que se jubiló.

 

Paralelamente, los empresarios Alejandro Ivannisevich (ex de Engasud) y Manuel Santos Uribellarrea (dueño del fondo agrícola MSU y una central térmica) admitieron ante el magistrado que hicieron aportes ilegales a Baratta, pero como "donaciones electorales".

 

A última hora del lunes, Bonadio le tomó declaración al gerente de la Hidrovía S.A. Rodolfo Poblete y luego ordenó su detención. Hidrovía es la empresa que draga el río Paraná hasta el puerto de Rosario y cobra un peaje en dólares a los barcos. Es del grupo del empresario Gabriel Romero, quien originalmente tuvo relaciones con un sector del radicalismo.  

 

Esta martes, declararán como sospechosos el ex secretario privado de Néstor Kirchner y ahora empresario de medios, Rudy Ulloa, y el operador judicial del peronismo Javier Fernández, entre otros. Mientras que la ronda de indagatorias terminará el 12 y 13 de agosto con el ex ministro de Planificación, Julio De Vido -preso en la causa por los desvíos millonarios de Río Turbio- y la ex presidenta Cristina Kirchner.

 

En una resolución, Bonadio consideró a Cristina y a Néstor como los jefes de una asociación ilícita destinada a robarle dinero al estado, a De Vido y Baratta como organizadores y a los empresarios y otros como partícipes necesarios.

 

Además, la comisión de Asuntos Constitucionales del Senado empezará este martes a discutir si acepta el pedido del juez Bonadio de allanar las casas y la oficina de la senadora Kirchner.

 

El terremoto en el mundo empresario llevó al presidente Mauricio Macri a decir que "es muy importante que haya salido a la luz" el escándalo de los cuadernos sin hacer referencia a su primo Calcaterra.

 

El​ paso del ex dueño de IECSA no pasó desapercibido en los Tribunales de Comodoro Py. El cuarto piso estuvo custodiado durante toda su indagatoria como "arrepentido". Cerca de las 14, de pantalón negro y saco azul se retiró del edificio donde todo el tiempo, se buscó evitar exponerlo ante la prensa.

 

Poco después del mediodía, Calcaterra ya había sido considerado por la Justicia como un imputado colaborador, un régimen con el que busca morigerar la pena ante un eventual juicio. El pedido ante el fiscal Stornelli, lo hizo tras conocerse que el ex gerente general de IECSA, Javier Sánchez Caballero, estaba negociando convertirse en el nuevo arrepentido de la causa. Algo que se concretó horas después.

 

Apenas fue recibido por el fiscal Stornelli, Calcaterra pidió ser considerado como un "imputado colaborador", aunque aún no había sido formalmente imputado en el caso. Pero la acusación iba a alcanzarlo, ya que su entonces empresa figura en varios tramos de los ocho cuadernos que dieron origen a la investigación, y en base a los cuales se busca reconstruir un circuito de coimas que involucra a empresarios y ex funcionarios K.

 

En el expediente, el primo de Macri está apuntado ya que figura en los cuadernos de Centeno, en varios tramos. Además, era el dueño en aquel período, de la empresa citada en varios tramos de los manuscritos del ex chofer de Roberto Baratta, el primero en esta investigación en convertirse en imputado colaborador y quien consignó el movimiento de coimas que, según la Justicia, podrían superar los 200 millones de dólares.

 

“Calcaterra asumió que es verdad lo que dicen los cuadernos y que realizó aportes para las campañas de 2013 y 2015 del Frente para la Victoria”, explicaron a Clarín desde el entorno del empresario que estuvo declarando en los Tribunales de Comodoro Py. En esta instancia, eligió hablar de pagos realizados "como resultado de las presiones sufridas". Así y todo, se negó a admitir "que se pagaron coimas, fueron aportes".

 

Ante Stornelli, el primo de Macri, declaró que pagó las coimas bajo la presión de Roberto Baratta, quien le advirtió que "había que poner dinero para la campaña electoral, y que en un momento comenzó a pedir más". También admitió que todos los domicilios de entrega que figuran en los cuadernos de Centeno"efectivamente son reales."

 

Sin embargo, resaltó que las sumas adjudicadas en esas anotaciones del chofer "no son ni remotamente las que se pagaron". El empresario dijo que realizó "pagos de entre 100.000 y 200.000 dólares", y que había "de dos a cuatro entregas semanas intercaladas".

 

Desde el entorno del empresario señalaron a Clarín que, respecto a los pagos realizados por Sánchez Caballero, Calcaterra le dijo a Stornelli: "Fueron hechos bajo mis directivas".

 

En el expediente, el primo de Macri está apuntado ya que figura en los cuadernos de Centeno además de ser el entonces dueño de la empresa citada en varios tramos de los manuscritos del ex chofer de Roberto Baratta, el primero en esta investigación en convertirse en imputado colaborador y quien consignó el movimiento de coimas que, según la Justicia, podrían superar los 200 millones de dólares.

 

La Justicia acusó a Sánchez Caballero de "realizar pagos por ODS SA y por IECSA SA, por ocho millones de dólares. Las entregas se concretaron en "Machaca Güemes 351 en el garaje del hotel Hilton". Se le adjudica otro pago del 30 de junio de 2015 donde Néstor Lazarte -secretario de Baratta- "retiró 1.500.000 dólares que le entregó Sánchez Caballero", dice la imputación. Se le atribuyen trece fechas más en las que habría realizado pagos por 6.550.000 dólares bajo la misma modalidad.

 

Al respecto, el ex dueño de IECSA sostuvo en su indagatoria que el monto de los pagos realizados, “no es ni remotamente el adjudicado" y que "fueron sumas menores, ese es un número inexacto". 

 

Al momento de referirse al mecanismo de pago, no sólo admitió todos los domicilios consignados en los cuadernos de Centeno y añadió que las entregas realizadas por Sánchez Caballero, fueron efectuadas "bajo mis directivas, fueron mis órdenes".

 

Desde la defensa de Calcaterra, más temprano indicaron a Clarín que "se presentó espontáneamente en el Tribunal del señor Bonadio a colaborar con la investigación a los fines de hacer saber que, en el marco de presiones recibidas a tal, fin hizo aportes de dinero para campañas electorales". Después brindó especificaciones sobre los montos y fechas.

 

Fue cerca de las 11 cuando ya se había firmado el acuerdo que convertirá al primo del Presidente, en imputado colaborador y una hora después obtuvo la homologación del juez Bonadio.

 

"Quedó como colaborador y la situación procesal se verá más adelante", indicaron desde su entorno. Después de su paso por Tribunales, Calcaterra se dirigió hacia su domicilio.

 

Los empresarios están acusados de ser partícipes necesarios de la asociación ilícita "comandada por Néstor y Cristina Kirchner". La Justicia determinó que “los recaudadores de la asociación ilícita contaron con la participación de empresarios que pagaron 35.645.000 dólares en un sinnúmero de oportunidades entre 2008 y 2015”. 

 

Fue bajo esta imputación que se detuvieron a nueve empresarios, y el primero en convertirse en imputado colaborador fue De Goycochea, el ex gerente regional de Isolux, que admitió haber pagado coimas “por la presión de Baratta para liberar los certificados de obras de la Usina de Río Turbio”.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.