MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


DÍAS CRUCIALES PARA ENTENDER LA PRUEBA PDF Imprimir E-Mail
viernes, 03 de agosto de 2018

DÍAS CRUCIALES PARA ENTENDER LA PRUEBA

Lo que sigue en la Justicia es una incógnita. Nadie sabe con certeza cómo se moverá cada una de las piezas que conforman el abanico de detenidos que serán indagados por el juez Claudio Bonadio y por el fiscal Carlos Stornelli.

DIEGO CABOT – LA NACIÓN

 

Lo que sigue en la Justicia es una incógnita. Nadie sabe con certeza cómo se moverá cada una de las piezas que conforman el abanico de detenidos que serán indagados por el juez Claudio Bonadio y por el fiscal Carlos Stornelli.

 

Uno de los escenarios que manejaba la Justicia siempre fue la posibilidad de que Oscar Centeno se arrepintiese. Pero las pruebas que podría aportar para lograr mejoras procesales todavía no están estimadas en la causa.

 

Sin embargo, la admisión de que la letra y la autoría de esa bitácora son propias generó un hecho que varios valoraban ayer. Más allá de los cuadernos, lo que se constituyó ayer con el arrepentimiento es la aparición de un testigo presencial de lo que pasó. Pero más allá de Centeno, la ola de detenciones en la madrugada del miércoles se realizó por personas tan variadas que anticipar cuál será su postura frente a un juez procesal es imposible de imaginar.

 

Los empresarios, por un lado, tampoco tienen nada en común. Poco que ver tienen las características de Gerardo Ferreyra, quien militó en los setenta y estuvo preso varios años en aquellos tiempos, con alguno que otro de los colegas que ayer estaban prácticamente quebrados.

 

Un caso particular es el del expresidente de la Cámara Argentina de la Construcción Carlos Wagner. El histórico contratista del Estado, que aún mantiene varios proyectos de obra pública, hace tiempo que está algo deprimido. Quienes lo conocen dicen que desde hace dos años. Frente a frente con el juez, es una incógnita.

 

Los investigadores especularon siempre con que allí podría haber algún segundo arrepentido en algún momento.

 

Pero dentro de lo que se podría llamar la rama de los exfuncionarios presos tampoco hay uniformidad. Por un lado están los laderos más cercanos del exministro Julio De Vido, y por el otro luce solitario Hugo Martín Larraburu, un exsecretario privado de Juan Manuel Abal Medina en la Jefatura de Gabinete de Ministros al que ayer se lo vio con la cara tapada.

 

Justamente este detenido no mantiene ningún tipo de relación directa con aquel núcleo duro de Planificación Federal. La posibilidad de una fidelidad a una cofradía a la que no pertenecía no parece estar demasiado sellada.

 

Según las declaraciones de todos y las pruebas compiladas antes y después de las detenciones, la causa tendrá una u otra velocidad de avance. Además, hay otros elementos. Unos 35 allanamientos ordenados ya se han realizado en el corazón de las empresas contratistas de obras públicas más importantes de la Argentina. El material que se llevó el allanamiento aún es una incógnita.

 

Pero más allá de las testimoniales, el proceso se construyó con la sedimentación de otras pruebas que ya están en poder de la Justicia.

 

Como si esta profusión de personajes dispares y con fidelidades distintas fuera poco, Bonadio pidió autorización al Senado para allanar los tres domicilios habituales de Cristina Kirchner y su despacho del Congreso mientras prepara un nuevo pedido de desafuero.

 

El pedido para avanzar con los allanamientos fue firmado por el juez ayer. Entonces empezará a tallar la política en el proceso judicial y, obviamente, la argumentación de la persecución o el hostigamiento como defensa. Será de manual la defensa en público. Sin embargo, lo más trascendente pasará por la fidelidad de cada uno de los que están hoy detenidos con el poder que ya no está.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.