MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


ABORTO: EMILIO MONZÓ, LA POSIBILIDAD DEL DESEMPATE Y LA CHANCE DE SER "EL NUEVO COBOS" PDF Imprimir E-Mail
jueves, 14 de junio de 2018

ABORTO: EMILIO MONZÓ, LA POSIBILIDAD DEL DESEMPATE Y LA CHANCE DE SER "EL NUEVO COBOS"

No hizo pública su posición, en un eventual voto. En la mañana del jueves el diputado oriundo de Carlos Tejedor podría ser “un nuevo Cobos”, remedando el “voto no positivo" del entonces vicepresidente de la Nación, cuando en la madrugada del 17 de julio de 2008 no dio curso a la “Resolución 125”.

PABLO DE LEÓN – DIARIO CLARÍN

 

Corría el mes de abril de 2018 y el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó, sacudía el tablero político del oficialismo al hacer pública su decisión de no renovar su banca de diputado nacional y dejar ese rol en diciembre de 2019.

 

La noticia de que el titular de Diputados se corría de un rol fundamental -con el cuarto lugar en la línea de sucesión presidencial- hizo que la alianza gobernante Cambiemos sufriera un cimbronazo.

 

Monzó, alejado de la mesa de poder de Mauricio Macri -donde Marcos Peña ocupa el sitio preferencial- ya pensaba en una embajada en Europa (¿España, Portugal?) pero el Presidente de la Nación hizo un movimiento: ordenó rearmar una mesa política más amplia, con el regreso de Ernesto Sanz a la cotidianeidad política, la suma del “lilito” Fernando Sánchez a un lugar de definiciones políticas, el agregado de los gobernadores radicales Gerardo Morales y Alfredo Cornejo y la incorporación del ministro Rogelio Frigerio y del propio Monzó.

 

Así, el presidente de Diputados fue contenido y se frenó la tormenta que desató su anuncio de dejar esa Cámara, incluyendo una interna en Cambiemos sobre su eventual sucesor en la conducción parlamentaria en la que los radicales se anotaron rápidamente.

 

Ese momento de orfandad del Monzonismo lo definía bien el chat grupal de los fieles al titular de Diputados: “Los puercoespines”.

 

Fue bautizado así, con humor, en virtud de que “nadie se nos quiere acercar en la Casa Rosada”. De esa broma chatera, participan aún hoy el jefe de los diputados PRO Nicolás Massot, el viceministro de Interior Sebastián García De Luca y el diputado bonaerense de Cambiemos Guillermo Bardón.

 

Ahora, a dos meses de aquel anuncio que no fue, Emilio Monzó vuelve a estar en escena. En el debate de la legalización del aborto su lugar puede llegar a ser clave, si hay empate en la votación.

 

En la mañana del jueves, pues la sesión será larga y con un récord en la cantidad de oradores, el diputado oriundo de Carlos Tejedor podría ser “un nuevo Cobos”, remedando el “voto no positivo" del entonces vicepresidente de la Nación, cuando en la madrugada del 17 de julio de 2008 no dio curso a la “Resolución 125” que imponía derechos de exportación móviles a las exportaciones de granos, lo que lo enfrentó definitivamente a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

 

Pero esta vez, no habrá enfrentamiento político intestino. Tanto es así que en el núcleo íntimo de Monzó hay posiciones bien encontradas: uno de los fogoneros de la oposición a la despenalización del aborto es Nicolás Massot mientras que la secretaria Parlamentaria del bloque PRO, Silvia Lospennato, es una militante incansable a favor de la legalización.

 

Monzó ha revelado su posición a sus más íntimos, con la condición de que no se revele cuál sería su eventual voto. Apenas dejó trascender que es para él “una decisión difícil que no imaginaba que podría llegar a tener que tomar”.

 

Pero también, en esa intimidad, deslizó: "No va a haber empate".​

 

Este miércoles, Clarín contó que Monzó no quiere “ser otro Cobos” y que, en los últimos días, repasó el reglamento de la Cámara y volvería a mandar una segunda votación, apelando a la formación de mayoría como en las votaciones papales antes de la fumata.

 

La validez reglamentaria de este dato es hoy debatida y podría desatar alguna impugnación, en caso de suceder.

 

Monzó pasó por la Casa Rosada este lunes y martes, para participar de la mesa de coordinación y de la reunión de Gabinete Nacional, respectivamente. Y asegura que en ninguna de esas dos citas, habló sobre su postura en el caso de la despenalización, en el que actuaría con total libertad y sin pedir instrucciones del Poder Ejecutivo.

 

Esa libertad que se goza en el elenco macrista era ilustrada, con ironía, por un miembro del Gabinete: “Debe ser la única votación en la que no tuvimos que apretar a alguien”, rió el alto funcionario en medio de los nervios que desata la definición del debate más intenso que vivió la política en este 2018.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.