MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


GUIÑOS Y RECLAMOS AL PRESIDENTE DEL TÁNDEM DE GOBERNADORES DIALOGUISTAS PDF Imprimir E-Mail
viernes, 11 de mayo de 2018

GUIÑOS Y RECLAMOS AL PRESIDENTE DEL TÁNDEM DE GOBERNADORES DIALOGUISTAS

Los mandatarios peronistas que visitaron a Mauricio Macri pidieron reciprocidad en el trato. Dejaron advertencias sobre las gestiones ante el FMI, aunque darían respaldo. "Ir al fondo es la única manera de evitar una recesión", dijo Macri.

PABLO IBÁÑEZ - DIARIOCLARÍN

 

- No nos pueden llamar cuando ya estalló todo...

 

Juan Manzur, peronista que gobierna Tucumán, ofició de ventrílocuo político: en su voz sonó el reclamo de los cuatro gobernadores sentados con Mauricio Macri y de otros, varios, que no estuvieron en Casa Rosada.

 

Fue el reproche por los telefonazos desesperados de Rogelio Frigerio y Marcos Peña para armar una cumbre con el presidente con el dolar indomable y la carta echada del volver al FMI. La mayoría lo supo minutos antes del anuncio pero eso no los apaciguó.

 

Los jefes del PJ "moderado" se quejan porque el diálogo con el gobierno no se cortó pero se volvió intermitente. Y se reactivó en medio del temporal financiero. "Debemos tener un mecanismo para anticiparnos a los problemas", pidió el entrerriano Gustavo Bordet.

 

La charla con Macri, donde el presidente pidió respaldo para reducir el déficit fiscal -ver página 3- estuvo cruzada por chispazos que explican lo que pasó y anticipan lo que vendrá.

 

Ese club peronista -a los cinco hay que sumar a Juan Manuel Urtubey (Salta) y a Rosana Bertone (Tierra del Fuego)- admite que no tienen margen para sacarle el cuerpo al pedido gobierno de planear un "acuerdo" político y fiscal.

 

En el almuerzo no se habló de un documento pero los huéspedes se fueron con la certeza de que tarde o temprano se armará una carta de intención con pautas y compromisos. Por eso, en el mano a mano con Macri, bosquejaron pedidos y límites.

 

Esperemos que el Fondo entienda que si pide mucho ajuste, en 2020 van a tener que hablar con otro presidente y otros gobernadores -, inyectó gravedad el sanjuanino Sergio Uñac.

 

- No hay espacio para más recortes en la seguridad social -se sumó Manzur que fue uno de los que apoyó la reforma previsional del año pasado. El tucumano tuvo, después, una bilateral con Frigerio.

 

El peronismo dejó esas pistas como anticipo de que su respaldo al gobierno no es una vía libre. "El Fondo acepta el gradualismo", intervino Peña que habló poco. Frigerio también se mantuvo callado. Macri llevó el hilo de la charla y escuchó a los gobernadores.

 

- No se pueden descuidar las políticas sociales, hay que proteger a los que están peor -planteó el chaqueño Domingo Peppo.

 

Por ahí van las condiciones que plantea el peronismo.

 

Juan Schiaretti metió un ítem político: pidió gobernabilidad recíproca. "Si nosotros somos racionales acá pero ustedes deben poner racionalidad a los de ustedes en las provincias", dijo el cordobés que está brotado por una denuncia de la UCR y el PRO.

 

"Macri nos necesita porque el Fondo pide que el acuerdo tenga apoyo de la oposición", dijo más tarde un gobernador que exploró la cuestión de la ambigüedad del vínculo político.

 

- Somos opositores, apoyamos pero también nos vamos a oponer a distintas cosas

 

- Lo sé. El año que viene nos entrenamos en elecciones pero ahora tenemos que trabajar juntos sino no vamos a tener país -alertó Macri.

 

Con esa idea, los gobernadores se fueron de Casa Rosada y un pedido presidencial de "coherencia" en el Congreso nacional. Todo referido al proyecto que limita la suba de tarifas al que Macri señaló como uno de detonantes de la crisis de las últimas semanas.

 

En las gestiones para conformar un scrum que respaldo al gobierno, la Casa Rosada decidió apartar a un puñado de jefes peronistas que no fueron invitados al almuerzo del jueves ni aparecen en la agenda de próximas invitaciones.

 

Hay un bloque muy crítico donde están Gildo Insfrán (Formosa), Carlos Verna (La Pampa), Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y Alicia Kirchner (Santa Cruz). Otros, como Lucía Corpacci (Catamarca) y Sergio Casas (La Rioja), aparecen en zona gris.

 

"Habrá conversaciones individuales y después se verá", se acordó en Gobierno.

 

Ante Macri, los cinco gobernadores plantearon su compromiso con la institucionalidad. "Todos queremos que el país crezca, nadie quiere una crisis", dijo Peppo y pareció expresar a todos.

 

"La cuestión del financiamiento es un problema que nos pega a todos", apuntó Bordet. Schiaretti

 

En 6 semanas, según detalló el presidente, tendrá un detalle de lo que pide el FMI. Seguirán en contacto y, quizá, antes de esa fecha haya una foto con el resto de los gobernadores.

 

La próxima escala será con Omar Gutiérrez (Neuquén), Alberto Weretilnek (Río Negro), Hugo Passalacqua (Misiones) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero). Estos dos últimos estuvieron bilaterales con Macri.

 

Schiaretti, que antes del almuerzo se vio con Frigerio, puso énfasis en la situación económica y habló de los indicadores de la balanza comercial. El cordobés repitió, como hace en las charlas con otros mandatarios, que ve un panorama económico muy oscuro con baja de la actividad y baja de la recaudación lo que repercutirá en que las provincias reciban menos fondos.

 

"Ir al fondo es la única manera de evitar una recesión", dijo Macri.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.