Inicio arrow Columnistas arrow SUPLEMENTO DE HISTORIA ARGENTINA
MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


SUPLEMENTO DE HISTORIA ARGENTINA PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 25 de abril de 2007

EL PRIMER PREMIO NOBEL DE LA PAZ PARA UN ARGENTINO

Por Jorge H. Sarmiento García 

Desde mediados del siglo XIX, Bolivia y Paraguay se venían enfrentando por el control de la región del Chaco Boreal o Gran Chaco. El territorio disputado, pese a ser insalubre, árido y con escasa población, fue causa de la “Guerra del Chaco”, librada desde 1932 hasta 1935 entre aquellos dos países, en primer lugar por la importancia del río Paraguay, que lo atraviesa.

 

Desde mediados del siglo XIX, Bolivia y Paraguay se venían enfrentando por el control de la región del Chaco Boreal o Gran Chaco. El territorio disputado, pese a ser insalubre, árido y con escasa población, fue causa de la “Guerra del Chaco”, librada desde 1932 hasta 1935 entre aquellos dos países, en primer lugar por la importancia del río Paraguay, que lo atraviesa.

 

El río de marras tenía una importancia fundamental para las dos naciones, únicos Estados mediterráneos en América del Sur, y en especial para la República de Bolivia, que había perdido el acceso al océano Pacífico en la llamada “Guerra del Pacífico” de 1879 con Chile.

 

Además, el descubrimiento de yacimientos petrolíferos en la precordillera boliviana del Chaco hacía pensar que el territorio cobijaría también reservas de petróleo aprovechables (pero con posterioridad al conflicto se evidenció que no existían más yacimientos aparte de los que ya se conocían en la mentada precordillera de Los Andes).

 

Y si bien Bolivia y Paraguay sólo habían colonizado la zona perimetral del Gran Chaco contigua al territorio propio, cada país reclamaba la totalidad de dicha superficie.

 

Habiendo paraguayos y bolivianos construido una doble línea de fortines en todo el territorio en litigio, comenzaron a darse algunas escaramuzas, cada vez con mayor asiduidad, en los puestos medianeros y, en junio de 1932, la toma de uno de esos reductos por parte de una partida boliviana provocó una escalada militar que derivó en un conflicto franco.

 

En esta guerra se hizo un enorme despliegue de material bélico, combatiendo 250.000 tropas bolivianas contra 150.000 paraguayas, pero las enfermedades y la falta de agua causaron más víctimas que los proyectiles; y, obviamente, las consecuencias económicas de la contienda fueron desastrosas para las dos naciones.

 

Nuestro gobierno ofreció su mediación para solucionar el conflicto: tras múltiples y laboriosas gestiones, el 12 de junio de 1935 ambos países aprobaron un protocolo de armisticio y, en la conferencia de Buenos Aires del año 1936, se puso término al litigio, hecho que mereció a nuestro canciller el doctor Carlos Saavedra Lamas, el Premio Nóbel de la Paz de ese año, a los 58 años de edad, siendo el primer latinoamericano que recibió tal galardón.

 

Nacido el 1 de noviembre de 1878, abogado, Diputado nacional en dos oportunidades, profesor en las Universidades Nacionales de Buenos Aires y La Plata y Rector de la primera, ministro de Educación y Justicia y de Relaciones Exteriores y Culto, se destacó Saavedra Lamas especialmente en este último cargo, por lo que antecede y por haber participado en la pugna entre la tendencia dominadora panamericana de los Estados Unidos y la defensiva y universalista de la Argentina.

 

Falleció el doctor Carlos Saavedra Lamas el 5 de mayo de 1959, siendo merecedor de particular reconocimiento tanto por sus compatriotas, como por bolivianos y paraguayos.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2017
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.