MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


UNA ÚLTIMA GESTIÓN DE TRIACA PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 06 de diciembre de 2017

UNA ÚLTIMA GESTIÓN DE TRIACA

La secreta visita del ministro a Moyano. Pudo haber sido una reunión como tantas si no hubiese sido por quienes la protagonizaron, por lo que discutieron y por lo que estaba en juego. Macri decide si le da, o no, más tiempo a OCA.

RICARDO ROA – DIARIO CLARÍN

 

Pudo haber sido una reunión como tantas si no hubiese sido por quienes la protagonizaron, por lo que discutieron y por lo que estaba en juego. También, por lo que iba a pasar al día siguiente.

 

Fue en la mañana de este lunes en la Federación de Camioneros, el cuartel de Hugo Moyano en Constitución. A su lado estaban dos de sus hijos: Pablo, secretario general del sindicato y Hugo, abogado y asesor. El visitante: Jorge Triaca, ministro de Trabajo.

 

Y fue sobre todo un último reservado intento de recomponer una relación en crisis y en una crisis expuesta: la de Macri con Moyano. Se cruzaban varias cosas aunque había tres centrales: la suerte de la empresa OCA, las trabas a la reforma laboral y los cambios al convenio de Camioneros.

 

Hubo poco o ningún acuerdo. La suerte de OCA siguió ayer barranca abajo: el juez le puso fecha de mayo a la apertura de la convocatoria de acreedores. Traducido: quedó afuera del concurso una deuda de unos $1.200 millones que acumuló desde mayo.

 

Es un punto clave o que puede ser clave porque mañana vence la licencia de OCA y la empresa necesita el libre deuda de la AFIP para que el organismo regulador (Enacom) se la renueve. Decir OCA es decir la operadora postal más importante. Y es decir Moyano, que está en medio de una guerra abierta con su dueño, Patricio Farcuh, a quien él mismo había puesto.

 

A los Moyano les interesó pedirle tiempo a Triaca, y a través de Triaca al Gobierno, para encontrarle una salida. Esto es que la AFIP otorgue facilidades excepcionales a OCA para pagar la deuda posconcursal de $1200 millones, a lo que Abad se resiste. O que el Enacom, que es el Gobierno, invente una fórmula alternativa al libre deuda de la Afip.

 

A Triaca le interesó ponerse a discutir ya cómo bajar los altos costos de la logística y del transporte. Igual a hablar de cómo mejorar la competitividad en un sector clave de la economía, una pretensión que Macri repite todo el tiempo. Igual a revisar el convenio.

 

Como si tuvieran agendas paralelas, los Moyano, más Pablo que Hugo padre que por momentos se dispersaba, tomaron por el camino de los reclamos de encuadramiento sindical. Viejos pleitos con otros gremios por la captación de afiliados que se han judicializado como el de Maxiconsumo. Triaca dijo que eso no era un asunto suyo.

 

Moyano tiene delante unos cuantos frentes de tormenta. El primero es el de OCA, tan grande como su administración desastrosa, su superpoblación de empleados y su déficit de $ 200 millones mensuales que la han puesto al borde de la quiebra. Y encima la oscura relación personal y económica con Farcuh. Y el riesgo de que Farcuh hable.

 

Otro frente es el del escándalo de Independiente, un combo de violencia y corrupción que empezó a destapar la justicia y que nadie sabe en qué puede terminar. Entre otros están presos el vicepresidente, el jefe de la barra y alguien que fue su custodio personal.

 

Y tercero, el aislamiento sindical. Moyano ha quedado solo en la CGT. Hasta los más cercanos lo han abandonado después de que impredecible Pablo se arrimara al cristinismo para denunciar la reforma laboral que él mismo y su hermano Hugo habían convalidado.

 

Moyano está muy complicado, pero no deja de ser el sindicalista con mayor poder de fuego. Tiene rota o casi rota la relación con Macri que debe decidir si confronta.Y si confronta, hasta dónde confronta.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2017
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.