MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


LA POLÍTICA, EN LA CONSTRUCCIÓN DE LAS MAYORÍAS PDF Imprimir E-Mail
lunes, 04 de diciembre de 2017

LA POLÍTICA, EN LA CONSTRUCCIÓN DE LAS MAYORÍAS

Pichetto puso el freno en la reforma laboral, que tiene un alcance menor al que políticamente se le adjudica. Con las otras reformas con media sanción, la laboral parece sobredimensionada políticamente en sus alcances actuales por la oposición más dura.

RICARDO KIRSCHBAUM – DIARIO CLARÍN

 

Con relativo esfuerzo, en una semana muy difícil, el Gobierno consiguió que el Senado votara leyes fundamentales en lo económico, que lo son más en lo político. Resultado del impulso de Cambiemos en las elecciones, del realineamiento, sincero o a disgusto, del peronismo, y del nuevo reparto de fondos estatales que la mayoría de los gobernadores decidió aceptar por realismo más que por convicción.

 

Desde lo político y lo económico no son poca cosa. En lo económico falta todavía ver lo que pasará en Diputados, donde el oficialismo será desde el 10 menos minoría que hasta ahora, sin dejar de serla. En lo político hubo una señal muy fuerte. El peronismo sumó votos que en principio se pensaban que seguirían en la línea de oposición frontal que promueve Cristina Kirchner.

 

Las cifras lo dicen todo. El pacto fiscal tuvo 52 votos a favor y solo 15 en contra; el proyecto de responsabilidad fiscal (que premia a las provincias que equilibren sus cuentas) aún un voto más a favor.

 

Menos tuvo la reforma previsional: 43 a favor, 23 en contra y 3 abstenciones. Todavía Cambiemos tiene 17 senadores. Después del 10, subirá a 26. Estos números muestran, aún en sus variaciones, que los acuerdos en las negociaciones se lograron constituyendo una mayoría. En un país político acostumbrado a las hegemonías, es valioso que la política recupere su lugar por encima de las mayorías automáticas de hace poco tiempo atrás.

 

Como lo previsional es políticamente caliente, el peronismo que votó ampliamente lo fiscal, se las arregló con el senador Pichetto a la cabeza, para hacer reformar el cálculo de ajuste de las jubilaciones. El Gobierno solo necesitó 10 minutos para aprobar la propuesta: lo que está en juego es más trascendente para sus objetivos.

 

Con la otra ley básica del paquete pareció, además, haber una coincidencia tácita. Hablamos de la reforma laboral. Al Gobierno le interesan más –y lo dijo– los acuerdos sectoriales de productividad que está logrando en la renegociación de convenios.

 

Pichetto pospuso la reforma hasta que la CGT arregle sus disensos con Pablo Moyano, que tiene sus propios problemas extragremiales en su relación con la barra brava de Independiente, como lo afirman fuentes que conocen a fondo el caso que se está investigando y que ya tiene varios detenidos. El jefe del bloque justicialista y principal negociador con el Gobierno no quiere discutir en un clima de sospechas que el camionero metió para entorpecer el trámite, tratando de hacer un remedo de aquella aprobación del Senado en épocas de Fernando de la Rúa, que se popularizó como el método Banelco.

 

Con las otras reformas con media sanción, la laboral parece sobredimensionada políticamente en sus alcances actuales por la oposición más dura, como quedó patente en la manifestación del sindicalismo kirchnerista en la que quedó embebido el camionero.

 

Macri está dispuesto a sacarle el máximo provecho al capital que recogió en las elecciones con la derrota de Cristina y su aislamiento por el apartamiento del PJ.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2017
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.