MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


LA OLLA A PRESIÓN PERONISTA PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 08 de noviembre de 2017

LA OLLA A PRESIÓN PERONISTA

El lugar institucional donde el peronismo todavía conserva su poder es en el Senado. A la creciente polémica que envuelve al justicialismo se suma, en ese lugar clave, la llegada de Cristina Kirchner, por la minoría bonaerense.

RICARDO KIRSCHABAUM – DIARIO CLARÍN

 

El lugar institucional donde el peronismo todavía conserva su poder es en el Senado. A la creciente polémica que envuelve al justicialismo se suma, en ese lugar clave, la llegada de Cristina Kirchner, por la minoría bonaerense.

 

Su presencia disparará, se asegura, la división del bloque. La ex presidenta ha deslizado la posibilidad de integrarse a la bancada peronista con la condición de que Miguel Pichetto no sea quien la presida. Eso no va a ocurrir. Por lo tanto, armará rancho aparte con los senadores que todavía la sigan. ¿Cuántos? No se sabe aún con certeza pero seguro que serán bastante menos que los que sigan al senador por Río Negro.

 

Se está produciendo una divisoria entre un peronismo mirando adelante y otro mirando hacia atrás. Esta fractura ha quedado expresada con claridad por lo que dijo Pichetto y por la última carta de De Vido.

 

El senador aseguró que no cree “en el bloqueo como mecanismo para impedir gobernar”. El tiro va hacia Cristina que ha reivindicado para sí la condición de única opositora.

 

Escribió De Vido acerca de los “ortivas” en la carta dirigida a Gioja, presidente del PJ. Allí le reclama con ostensible rencor por no haberlo defendido por el desafuero en la Cámara de Diputados. Y lo amenaza con acciones legales, sin especificar cuáles y por qué. El ex ministro pone al ex gobernador de San Juan en condición de delator (un ortiva es un batidor y un batidor es un delator) pero tampoco precisa en qué asunto. Gioja se dio por aludido respondiendo, en otros términos, que tiene la conciencia tranquila por las obras que se hicieron en San Juan. ¿Habrá más para este boletín?

 

Es una discusión llena de supuestos y de cartas en la manga. Ya el ex ministro le había pegado a Cristina y, ahora, a Gioja que es como decirle, por extensión, el mismo calificativo al resto de la cúpula formal del PJ, porque no salieron a defenderlo.

 

El tiro de De Vido fue también contra el actual gobernador sanjuanino Uñac, que había opinado que la democracia no estaba en riego por la detención de Boudou. Uñac quiere ascender en el firmamento peronista y no le hace gracia defender al ex vicepresidente, al que considera un paracaidista en el peronismo producto de un grave error de Cristina.

 

La ex presidenta puede haber ordenado que el bloque de diputados no defendiera a De Vido. Con Boudou tiró una frase de circunstancias, la que Uñac refutó.

 

La olla a presión peronista sigue elevando su temperatura.

 

Dos frases claves de Pichetto: “El peronismo no puede reconstruirse con los actores que formaron parte del gobierno anterior” y “el peronismo tiene que ir hacia un capitalismo moderno, que defienda la industria nacional”. Esto es poniendo coloratura a las propuestas de reformas de Cambiemos.

 

Es que las investigaciones por corrupción añaden al debate interno su efecto corrosivo. De Vido, preso, quiere ser la memoria perdida.

 

Quien acusa de delator a alguien es porque se siente delatado.

 

La ex presidente tendrá que lidiar mucho con la Justicia. Pichetto le extendió, a pesar de su encono, una mano al recordar que en el Senado no se vota desafueros si no hay condena firme. Un dato: a Menem pueden confirmarle su pena ahora, luego de 22 años.

 

Con Cristina en el Senado el peronismo estará condicionado y, de alguna forma, seguirá trabando la renovación. Macri, agradecido.

 
< Anterior
design by 5medien
© 2017
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.