MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


MACRI BUSCÓ DESCOMPRIMIR EL FRENTE GREMIAL Y ADMITIÓ QUE "PARA MUCHOS LA ECONOMÍA NO ARRANCÓ" PDF Imprimir E-Mail
viernes, 17 de marzo de 2017

MACRI BUSCÓ DESCOMPRIMIR EL FRENTE GREMIAL Y ADMITIÓ QUE "PARA MUCHOS LA ECONOMÍA NO ARRANCÓ"

Afirmó, sin embargo, que la actividad "comienza a dar sus primeros pasos en el crecimiento", pero admitió que "para muchos no arrancó", con lo cual buscó descomprimir la tensión; a su vez, Frigerio culpó al kirchnerismo de buscar la caída del Gobierno

MARIANO OBARRIO - LA NACION

 

En medio de una pulseada política con la CGT, los docentes, los piquetes y el kirchnerismo, el presidente Mauricio Macri aseguró ayer que "la economía comienza a dar sus primeros pasos en el crecimiento", pero admitió que "para muchos no arrancó", con lo cual buscó descomprimir la tensión.

 

El Presidente formuló esas declaraciones en el acto de reinauguración de la planta automotriz PSA Peugeot, en la localidad bonaerense de El Palomar, para exhibir un resultado concreto de inversiones.

 

La Casa Rosada considera que esa crisis política fue generada por el kirchnerismo, que aprovechó problemas reales de sectores medios y bajos. Pero puertas adentro los funcionarios señalan que los números de la macroeconomía son alentadores, con miras a las elecciones del 22 de octubre próximo.

 

Luego de recorrer las instalaciones de la planta de PSA, Macri subrayó que "todavía para mucha gente la economía no arrancó porque hace 20 años que no le arranca". El jefe del Estado estuvo acompañado por los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, y de Producción, Francisco Cabrera. Además, estaban el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, y el presidente ejecutivo del grupo PSA, Carlos Tavares.

 

Para el Gobierno ayer fue un día difícil: la CGT anunció un paro nacional para el 6 de abril. La estrategia de Macri es atender los problemas de cada sector en particular, junto a Cabrera y Triaca.

 

Además, el paro docente no se termina de resolver y la Casa Rosada apuesta a dividir a los gremios con premios y castigos. Sobre el reclamo de los piqueteros, cerca de Macri admitieron que había demoras en aplicar la ley de emergencia social y que ello se encaminará.

 

La preocupación central de la Casa Rosada respecto de la conflictividad es la capacidad de fuego del kirchnerismo para condicionar el clima social. Por ello, frente al discurso positivo de Macri, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, salió al combate político contra el kirchnerismo. Y continuó la línea oficial de acusar a la ex presidenta de desestabilización. "Es obvio. Permanentemente por las redes sociales, en charlas, conferencias, lo dicen con todas las letras: «Necesitamos que este gobierno no llegue a finalizar su mandato»", dijo Frigerio.

 

Aseguró que "muchos lo plantean por su situación judicial, porque están flojos de papeles, porque seguro se han llenado los bolsillos con los recursos de la gente y necesitan que este gobierno no termine". Y añadió: "Este gobierno le da libertad a la Justicia para investigar y no, como antes, cuando la Justicia actuaba bajo las órdenes del Poder Ejecutivo".

 

El Gobierno saldrá a jugar fuerte la carta de la polarización contra el kirchnerismo para neutralizar la conflictividad social.

 

Macri recibió el apoyo del presidente de Fiat Argentina, Cristiano Rattazzi. El empresario coincidió en que "están las dudas de que quieran voltear" al jefe del Estado y dijo que hay "gente que puede hacer cualquier cosa con tal de retomar el poder". Incluso, opinó que el país "está mejor de lo que pensaba" y que la inflación "está bajando".

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2017
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.