Inicio arrow Columnistas arrow SOLUCIONES AGUADAS O ALTERNATIVA EXIGENTES - POR JORGE H. SARMIENTO GARCÍA
MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


SOLUCIONES AGUADAS O ALTERNATIVA EXIGENTES - POR JORGE H. SARMIENTO GARCÍA PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 07 de marzo de 2007

1) La noticia:

Mendoza. La pastilla del día después es, otra vez, eje de debate.
La medida nacional es distribuir pastillas anticonceptivas en la salud pública de todo el país. En Mendoza se reparte en forma gratuita desde 1999. La Iglesia local la considera abortivo.

Diario Uno Digital, del 6 de marzo

2) El comentario:

José Miguel Ibáñez Langlois ha escrito: “La píldora del día siguiente nos está planteando un sinnúmero de problemas médicos, psicológicos, éticos y sociales, que involucran hoy a las fuerzas vivas del país, y esto por graves motivos: por la escasa edad mínima de las usuarias catorce años, por la olímpica omisión y aun exclusión de sus padres, por la simple vía administrativa con que se zanjan (y en forma inconsulta) problemas del más alto rango jurídico, y por la dudosa eficacia (peor aún, por la posible eficacia inversa) de esta clase de medidas, según una ya amplia experiencia internacional”; y el doctor Miguel Sebastián, médico y profesor de Teología Moral en Toledo, ha afirmado: “La Iglesia no pretende que nadie aborte, sino que nadie dude de que eso constituye un mal moral grave, que es lo que la píldora pretende eliminar, además de imponer una engañosa privacidad: la desaparición de una sola persona constituye una mutilación irreparable para todo el género humano. No hay ningún hijo no deseado: es Dios mismo quien infunde la vida en cada persona, en un acto amoroso y único. Para que la gente no aborte, hay que hablarle del amor de Dios, de lo que supone ser hijo de Dios, único e irrepetible”.

Ahora bien, la Provincia implementa el reparto gratuito de las llamadas “pastillas del día después”, solución aguada (en el sentido de fácil y que atiende a los efectos, no a su moralidad ni a sus causas) impulsada por el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, suscitando la Iglesia Católica, por su posición, enconos y subidos agravios, vertidos por quienes (incluidos algunos funcionarios públicos) se revuelven, atacan, buscan cómplices y hacen daño, por lo que nos parece conveniente tratar de sintetizar parte del pensamiento del actual Pontífice Benedicto XVI sobre aquella sociedad religiosa.

 

La Iglesia es por atribución la propiedad específica de Dios en el mundo, algo que le pertenece de manera especial, el templo viviente. Los primeros cristianos estaban totalmente convencidos de que Dios no vive en la piedra, sino que está vivo. Según esto, el auténtico templo son los seres humanos en los que él vive y que le pertenecen.

 

En el uso idiomático cristiano Iglesia significa “los convocados por Dios”, aquellos que están reunidos con Él, los que pertenecen a Dios y saben que Él está entre ellos.

 

Es cierto que en la Iglesia siempre ha estado presente la imprevisibilidad humana. Pero el hecho de que a pesar de todo se mantenga, aunque sea entre jadeos y suspiros, de que siga existiendo todavía, de que produzca grandes mártires y creyentes, personas que ofrecen su vida como misioneros, enfermeros, educadores, etc., demuestra de verdad que hay alguien que la sustenta. Así que no debemos atribuirnos como mérito los éxitos de la Iglesia, pero, a pesar de todo, podemos decir como el Vaticano II aunque otras confesiones y comunidades tienen muchos aspectos vivos del Señor que la Iglesia como sujeto en sentido propio está presente y se conserva precisamente en Ese sujeto. Y sólo se explica porque Él nos da aquello de lo que los seres humanos carecemos.

 

La Iglesia es la Patria más íntima, donde –como en la Patria política siempre hay personas y cosas molestas, habiendo mediado desaciertos históricos y pudiendo existir contrariedades fácticas; pero todas esas cosas no anulan la autenticidad de la Iglesia, pues aunque es un pueblo de pecadores, está sostenida por Dios. Entenderla exclusivamente a partir de su grandeza histórica, implica poner a Dios al servicio de fines humanos.

 

Y la Iglesia no inventa los pecados, sino que reconoce la voluntad de Dios y la proclama. La Iglesia, que tiene que pregonar la voluntad de Dios  en todo su esplendor, incondicionalidad y severidad para que la persona conozca su medida, ha sido también agraciada con el cometido del perdón... y quien tiene la humildad de aceptar que necesita ser perdonado, se humaniza.

 

En cuanto personas, estamos para que Dios venga a los seres humanos a través de otros seres humanos. Él viene siempre a las personas a través de otras personas. De la misma manera, también nosotros vamos a Él a través de personas dirigidas por Él, en las que nos encuentra y nos abre a Él. Si sencillamente la lectura de las Sagradas Escrituras pudiera elevarnos hasta lo último, sería más bien un movimiento filosófico que no conlleva ese elemento de comunidad que es parte esencial de la fe.

 

Desde un punto de vista empírico, es evidente que la Iglesia Católica tiene una misión fundamental en el curso de la historia, misión que son ahora palabras nuestras está cumpliendo frente a quienes entienden que sobre la vida deben prevalecer la libertad y el bienestar de los adultos o la salud de otras personas; y así, Dios viene al mundo a través de la Iglesia para difundir en la humanidad un rayo de su luz.

 

Concluímos destacando que, según "NOTIVIDA", también del 6 de marzo, "En el día de ayer y frente a la decisión del Estado Nacional, de repartir masiva y gratuitamente las "píldoras del día después" en todo el país; la ong Portal de Belén –que tiene a su cargo cinco casas albergues, para proteger a madres solas–, dio a conocer el estado de las actuaciones judiciales que inició contra los fabricantes de ese fármaco por ocultar su efecto abortivo. Aclara la asociación que las píldoras que se comercializan en el país provienen de dos laboratorios: Biotenk y Monteverde; y que los directivos de ambas firmas se encuentran imputados judicialmente por la adulteración de los respectivos prospectos. La causa compromete además a los funcionarios de la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica), organismo que depende del Ministerio de Salud de la Nación".

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.