Inicio arrow Columnistas arrow “COSAS VEREDES SANCHO...” - Por Javier Urrutigoity
MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


“COSAS VEREDES SANCHO...” - Por Javier Urrutigoity PDF Imprimir E-Mail
lunes, 26 de febrero de 2007
Y para seguir con el gran Cervantes, recordar que tampoco los males suelen presentarse solos. Más bien, aparecen como en manada; como si ellos solitos se hubieran conjurado, o alguien nos los enviara... Tal parece ser el caso del día de hoy, y no tan sólo para mí...

Resulta que al salir de casa, esta mañana, volví a presenciar un espectáculo lastimoso: un pobre perro sarnoso, que ha llegado a un estado tal, que más parece una bolsa de huesos que un can. Aunque todavía le deben quedar una docena de pelos, en su muy ralo y lastimado pelaje. Lleva ya mucho tiempo penando por nuestro barrio, sin que la “perrera municipal” haya tomado cartas en el asunto. En este caso, como en muchos otros, pese al peligro que representan estos pobres animalitos de Dios para la higiene y salud pública (portación de enfermedades, afeamiento de nuestras calles, por el destripado de bolsas de basuras que dejan, en su lucha diaria por la sobrevivencia, etcétera). 

 

Sin embargo, inmediatamente recordé una nota periodística, me parece que escrita por un veterinario, o alguien que algún conocimiento demostraba tener del tema, donde señalaba que nuestros municipios (en el país de la “autonomía municipal”), ni cuentan con los medios para albergar y alimentar la gran cantidad de animales callejeros; ni pueden ahora, como se hacía antes, sacrificarlos. Esto último, parece que en virtud de la Ley 7.603 (B.O. 26/11/06), que ha prohibido en todo el territorio de la Provincia esos sacrificios de canes y felinos, por razones “éticas” de protección animal.

 

No había podido sacarme de la cabeza estas cavilaciones, cuando leo una noticia, que no ha debido impresionarme menos –como de hecho lo ha hecho, al punto de disparar esta nota-. Porque también me ha dejado pensando. Vaya día... Los medios dan cuenta -como ya ocurriera en Mendoza el año pasado- que otros dos tribunales con competencia en materia de familia y minoridad –ahora de la ciudad de Mar del Plata- vuelven a sentenciar que “será justicia” el sacrificio de un ser humano de dos meses de gestación. Y van cinco, contando el primero de la Suprema Corte bonaerense. Vaya la “mala suerte”, esta vez, para esta otra criatura de Dios. Otro chivo expiatorio de delitos y daños de los que es totalmente inocente. A pesar de su dignidad singular (por el sólo hecho de ser un ejemplar de la raza humana). 

 

“¡Oh tempore, oh more...!”, en que la vida de un niño vale menos que la de un perro sarnoso –con el debido respeto que merecen los perros sarnosos, la ley y los fallos antes referidos-.
 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.