Inicio arrow Columnistas arrow LA ECUACIÓN DEL ESFUERZO COMPARTIDO - Por Miguel Anselmo
MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


LA ECUACIÓN DEL ESFUERZO COMPARTIDO - Por Miguel Anselmo PDF Imprimir E-Mail
viernes, 23 de febrero de 2007

La Corte Suprema de Justicia de la Nación resolvió, a fines del año pasado, la forma en que se deberán devolver los depósitos bancarios alcanzados por la pesificación. En los próximos días, comenzará a dictar los fallos relativos a las obligaciones no vinculadas al sistema financiero.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación resolvió, a fines del año pasado, la forma en que se deberán devolver los depósitos bancarios alcanzados por la pesificación. En los próximos días, comenzará a dictar los fallos relativos a las obligaciones no vinculadas al sistema financiero.

Muy probablemente dichas sentencias apliquen, en algunos supuestos, el principio del esfuerzo compartido referido en el art. 11 de la ley 25.561. Sobre el modo en que se han venido realizando estos cálculos, queremos hacer una reflexión que abarca a la generalidad de los casos, excepción hecha de aquéllos que han sido objeto de subsidios especiales, como por ejemplo los alcanzados por el fideicomiso administrado por el Banco Nación para los adquirentes de vivienda única, en cuyo caso la ley 25.798 estableció un régimen especial.

 

Hasta el presente, varios tribunales de 1ª y 2ª instancia del país han aplicado dicho principio realizando el siguiente cálculo: se convierte cada dólar en un peso y a éste se le suma un porcentaje de la diferencia entre un peso y el tipo de cambio del dólar al día del pago. Ejemplo tomando un dólar de $ 3,12 y un porcentaje del 50%: $ 1 + 50% x (3,12-1,00) = $ 2,06. Este valor unitario se utiliza para recalcular la obligación y sobre ésta se aplica la tasa de interés.

 

Ahora bien, nos parece importante destacar que el principio incluido en la norma de emergencia tiende a que las partes realicen un esfuerzo económico para compartir la diferencia entre el valor de ambas monedas. Pero, transcurridos más de 5 años y teniendo en cuenta el deterioro de nuestro signo monetario, es imposible considerar un valor de $ 1 como punto de partida para compartir el esfuerzo. En efecto, quien debía $ 1 en enero de 2002 hoy es condenado a pagar $ 2,39 incluyendo los intereses a la tasa activa del Banco Nación. 

 

Por lo tanto, estimamos que ese importe originario de $ 1, correspondiente a enero de 2002, debería ajustarse por el CER, con lo que se llegaría -al 20/02/2007- a $ 1,92 resultando una diferencia a compartir de $ 1,20 ($ 3,12 - $ 1,92). Siguiendo el ejemplo anterior, si el porcentaje en que se compartiera el esfuerzo fuera del 50%, el valor a tomar para los cálculos sería de $ 2,52. 

 

A esta altura, no debemos olvidar que el CER refleja el Índice de Precios al Consumidor, el que se ha incrementado, en el período en cuestión, un 93% o sea mucho menos que el Índice de Precios al por Mayor que subió 185%.

 

En cuanto a estos porcentajes, los jueces han considerado que el deudor debe hacerse cargo de entre el 50% y el 90% de la referida diferencia, según sea la naturaleza y las características de la obligación, su fecha de exigibilidad, la situación personal de las partes, como así también el comportamiento asumido por ellas. Además, en muchos casos, no se han considerado aplicables las normas pesificadoras en atención a la mora previa a la sanción de la ley 25.561. Estas circunstancias particulares de cada caso lógicamente deben ser tenidas en cuenta a la hora de establecer los porcentajes para compartir el esfuerzo.

 

Las tasas de interés aplicadas hasta ahora en las sentencias han sido muy dispares -entre 6% y la activa del Banco Nación- mientras que, de efectuarse los cálculos de acuerdo al lineamiento esbozado, el interés aplicable debería corresponderse con el que se utilizaba en épocas de moneda estable.

 

Entendemos que ésta sería una forma de hacer más ecuánime la aplicación de este principio del esfuerzo compartido que tantas críticas ha recibido.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.