Inicio arrow Columnistas arrow MATRIMONIO HOMOSEXUAL: una “contradictio in terminis” - Por Javier Urrutigoity
MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


MATRIMONIO HOMOSEXUAL: una “contradictio in terminis” - Por Javier Urrutigoity PDF Imprimir E-Mail
martes, 20 de febrero de 2007

Ha tomado estado público que el pasado 14 de febrero las activistas lésbicas María Rachid (asesora del Instituto Nacional contra la Discriminación -INADI-) y Claudia Castro se presentaron en el Registro Civil solicitando fecha para contraer "matrimonio". 

Ha tomado estado público que el pasado 14 de febrero las activistas lésbicas María Rachid (asesora del Instituto Nacional contra la Discriminación -INADI-) y Claudia Castro se presentaron en el Registro Civil solicitando fecha para contraer "matrimonio". Esto no ha sido un episodio casual, sino que responde a un “Plan” o estrategia gubernamental de debilitamiento del matrimonio y la familia, como “célula básica de la sociedad”. No soy especialista en derecho de familia, ni hay que serlo para advertir, al menos, la adulteración conceptual y terminológica que importan expresiones tales como “matrimonio homosexual” o “matrimonio gay”. Es que, en realidad, no disimulan la contradicción en sus propios términos.

 

Explica el diccionario de la Real Academia que la voz matrimonio deriva del latín, “matrimonium”, siendo su primera acepción “unión de hombre y mujer, concertado mediante determinados ritos o formalidades legales”. En su “Breve diccionario etimológico de la lengua española”, recuerda Guido Gómez de Silva que la raíz “matr”, del término latino “matrimonium”, viene de “mater” (madre), con el añadido de “monium”, terminación propia de sustantivos abstractos (v.gr., “patrimonio”, “testimonio”).

 

De allí que la significación de derecho civil de la voz “matrimonio”, no ya la común o vulgar, refiera a una “unión permanente y legal de un varón y una mujer para la reproducción de la especie, el cuidado y la educación de los hijos, el mutuo auxilio y la más perfecta realización de los fines de la vida humana” (Rogelio Moreno Rodríguez, “Diccionario Jurídico La Ley”, p. 471).

 

Como se ve, no hay “discriminación” –al menos indebida- en reservar la palabra -y el régimen jurídico de orden público que le es propio y específico- para aquellas “realidades sociales” que cumplimentan los caracteres esenciales del matrimonio, como institución fundamental de la sociedad y del Estado. Como no la hay en, por ejemplo, discriminar la verdadera moneda de la falsa; o el original de una pintura de una mera imitación. 

 

Las ideologías, negadoras de la realidad o naturaleza de las cosas, muchas veces intentan –y a veces lo consiguen-, en su afán de alterar o cambiar esa realidad u orden natural, contra el que emplean poderosos medios, adulterar el sentido de las palabras. Sustituir el orden milenario de la sociedad por otro artificial (porque si desde la Antigüedad se conoce la homosexualidad, en cambio, es novedosa su asimilación a la institución matrimonial). Esta novedad, que minorías ideologizadas quieren imponer, requiere generar cierta confusión. Porque la confusión terminológica ayuda a la confusión conceptual. Resulta altamente útil al logro de sus propósitos: igualar lo que es distinto. He aquí la verdadera desigualdad que se quiere consagrar.

 

Por ello, si no mediara la ideología de ciertos grupos detentadores del poder, sino tan sólo el propósito –cuya verdadera conveniencia y bondad, para la sociedad en su conjunto, es un tema aparte- de reconocer algunos “derechos” o efectos civiles a las uniones de homosexuales, bastaría con establecer para ellas un “distinto” –porque sustancialmente distintas son ambas realidades- y “específico” estatuto legal. Esto es, un nuevo régimen jurídico para esas comunidades “sui generis”, que se quiere “promover” o “proteger”. El afán por llamar matrimonio a lo que no lo es –y está imposibilitado de serlo, por el mismo sexo y opción vital de los comuneros- no es más que prepotencia ideológica. El intento de equiparar lo que -de suyo- es inconfundible.

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.