Inicio arrow Columnistas arrow LA LUCHA POR LA DEMOCRACIA - POR DANIEL NALLAR
MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


LA LUCHA POR LA DEMOCRACIA - POR DANIEL NALLAR PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 11 de enero de 2012

Antes de ver la luz, Estados como Francia, Inglaterra y Estados Unidos fueron debatidos con la participación de todos los sectores sociales. El pueblo, unido y en paz, creó al Estado y juró con el corazón respetarlo y someterse a sus instituciones.

 

 


Antes de ver la luz, Estados como Francia, Inglaterra y Estados Unidos fueron debatidos con la participación de todos los sectores sociales. El pueblo, unido y en paz, creó al Estado y juró con el corazón respetarlo y someterse a sus instituciones.

En 1853, un pueblo todavía fragmentado por las sangrientas luchas derivadas de la emancipación, juró la Constitución Nacional pero nunca terminó de aceptar al Estado. Entonces, el Estado Argentino empezó a caminar en medio de la guerra. Palideció con el fraude y los golpes militares. Engorda con gobiernos que embriagan al pueblo con fantasías y enmudece ante la mediocridad y la corrupción.

Por esa razón a los argentinos no cuesta valorar nuestras instituciones. Nos lamentamos cuando perdemos jugando al fútbol, pero no cuando un Presidente anula al Congreso o amenaza a un Juez de la Nación. No nos alerta saber que los presidentes y gobernadores tienen la suma del poder público ni que muchos legisladores son lacayos del poder de turno. Tampoco nos perturba que mientras algunos mueren de hambre y frío el gobierno gasta 2.000 millones de pesos en festejar el bicentenario.

No hemos desarrollado nuestras instituciones y por eso tampoco construimos la democracia. La democracia se construye a partir de las instituciones. Democracia no es votar cada 4 años. Eso se llama sistema electivo, no democracia. La democracia es una forma de administrar el país. Se puede tener autoridades impuestas y al mismo tiempo vivir en democracia o tener un sistema de autoridades electas por el pueblo y vivir la peor de las dictaduras. Democracia o dictadura son formas de gobernar, no de elegir gobernantes.

Gobernar en democracia exige imaginación, debates, consensos y estrategias. Es un modelo de convivencia que requiere 2 condiciones: pueblo libre y gobernantes preparados, intelectual y moralmente. El atraso de gran parte de nuestros políticos los fuerza a ser “dictadores”. Tienen miedo de discutir sus planes y explicar sus actos. Los buenos gobernantes no se tientan con los hechizos de la dictadura. Mitre, Sarmiento y Roca fueron capaces y valientes. Gobernaron sin ideologías y en base a consensos construyeron la democracia. Argentina fue entonces uno de los mejores países del mundo.

Pero no sólo los gobernantes deben aprehender la “democracia”. También el pueblo. Porque “democracia” no sólo es opinar o caminar libremente. Vivir democráticamente es respetar las instituciones y las normas. Se trata de una lucha permanente. Vivir democráticamente es navegar con una pequeña balsa en medio del temporal. Democracia es someterse a la justicia y a las normas.

No es fácil construir la democracia. Porque es más cómodo conseguir excepciones que someternos a las reglas. Porque no siempre tendremos razón. Porque deberemos vencer la tentación de recibir dinero a cambio de votos y silencios. Porque nos obligaremos a asumir el desafío de la libertad, resignando la comodidad de la dependencia. Porque para ser libres primero debemos ser valientes.... Y la duda estalla, punzante y dolorosa, como un dardo envenenado que se incrusta en lo más profundo del corazón: ¿somos valientes los argentinos?

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2018
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.