Inicio arrow Columnistas arrow FRAUDE PROCESAL - por JOSÉ LUIS CORREA
MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


FRAUDE PROCESAL - por JOSÉ LUIS CORREA PDF Imprimir E-Mail
jueves, 18 de marzo de 2010

Es común que los abogados incurran en fraude procesal, mediante chicanas, engaños, y que los jueces no alcancen a sancionar dichas conductas.

Por eso vamos a recordar algunas ideas sobre el mismo:


 

Es común que los abogados incurran en fraude procesal, mediante chicanas, engaños, y que los jueces no alcancen a sancionar dichas conductas.

Por eso vamos a recordar algunas ideas sobre el mismo:

 

Código Penal

 

El art. 172 del Código Penal  dispone que:

“- Será reprimido con prisión de un mes a seis años, el que defraudare a otro con nombre supuesto, calidad simulada, falsos títulos, influencia mentida, abuso de confianza o aparentando bienes, crédito, comisión, empresa o negociación o valiéndose de cualquier otro ardid o engaño.”

Opinión de la doctrina respecto al fraude procesal

 

Julio C. Báez en el Diario La Ley del 14 /09/2000, define la estafa procesal como aquella perpetrada en un proceso que tiene como destinatario al Juez de la causa y mediante la cual se busca obtener de él un fallo infundado, influido en una falsedad, que lo desfavorezca en detrimento patrimonial de la contraparte. Se configura así un desdoblamiento entre la víctima del fraude (el Juez) y el ofendido por la defraudación (la persona a la que afecta la sentencia o resolución judicial dispositiva de la propiedad) (C.N. Cas. Penal Sala IV, Causa N°744 Adruchow Juan s/ Rec. Cas., Causa N°1006 Cysterszpiler Jorge H. s/ Rec. Cas., Sala V, causa N°353, Ruiz Sánchez Laures s/ rec. Cas.- La Ley 1997-C, 906).

 

Vázquez Iruzubieta, entiende que el delito se perfecciona mediante la pretensión jurídica falsa que inducirá seguramente a error al Juez. El mismo autor en el diario La Ley del 20/12/2000 citando a Ferrer Sama define el fraude procesal en el sentido amplio cuando en un proceso cualquiera de las partes (el demandado) emplea medios engañosos o artificios dirigidos a provocar en el juzgador un error de hecho que vaya o pueda originar una resolución errónea y por lo tanto injusta, provocada por una visión deformada de los hechos, con pruebas falsas que lo avalen, con el objeto de obtener una sentencia judicial ventajosa que responda a una injusta pretensión.

 

Ricardo Levene y Germán Sucar en La Ley de 01/06/2000, sostienen que se requiere la existencia de una maniobra o ardid  tendiente a inducir a error al Juez con la finalidad de lograr la convalidación jurídica de un acto o situación no querida o reprobada por la ley o a impedir el pronunciamiento o ejecución de algún acto o situación que en realidad corresponda.

 

La S.C.J. de Mendoza se ha pronunciado respecto a la utilización de medios abusivos en dos fallos señeros: “López Luis en J Banco Francés” y en “Palomo y Cía en Bank Boston” (Revista Foro de Cuyo Nº 56, pág. 224 y Nº 51 y pág 142). “Medidas procesales abusivas”. El abuso procesal ingresa en el océano de los principios generales del derecho y se ubica en la categoría de los comportamientos que enervan, entorpecen o distorsionan la finalidades genuinas del proceso y están comprendidas las conductas que alongan trámites, difieren el cumplimiento, enredan actuaciones, utilizan mecanismos procesales para desanimar o someter al adversario y en la segunda categoría se encuentran el proceso innecesario, el escasamente fundado, el desviado y el excesivo. Rechazar el abuso por la vía elegida significa tener en claro que no siempre una vía permitida es la regular, pues no todo vale, aunque habitualmente las conductas abusivas están comprendidas en terrenos temerarios y maliciosos, la variedad es amplia y permite encuadres diferentes.

 

Carlos Emilio Moro “Ya no sos mi Margarita...ahora te llaman Margot”, ED 9 de junio de 2003, comenta el fallo “López en Bco. Francés” de la S.C. sosteniendo que primero fue en el precedente “Palomo” y luego el fallo que motiva el comentario, cuando el caso llegó al máximo Tribunal, éste lo resolvió de manera magnífica, constituyendo una suerte de mangrullo desde el cual ya nadie podrá hacerse el distraído, y no ver el escenario que, montado en Mendoza, servirá para reponer esta tragedia griega de todo el país.....

 

Mafia Osvaldo J, “Un caso típico de abusos del proceso” E.D-. 4 de setiembre de 2003, comenta el fallo López, elogiando la figura de la Dra. Kemelmajer de Carlucci, califica a los abogados que abusan del proceso  de fauna saprofita.

 

Peyrano en Abuso Procesal[1] es un fenómeno patológico y excepcional de n o tan fácil perfeccionamiento en un proceso dirigido por un magistrado. No se puede ni debe abusar del derecho, so pena de desvirtuarlo y de condena al destierro una herramienta inapreciable para que las argucias procesal no obstaculicen la obtención del oro de la justicia

 

Gozaíni [2] al hablar de la temeridad y malicia sostiene que cuando se declare que la conducta asumida por las partes es temerario o maliciosa el juez podrá aplicar multa, debiendo funda la misa  pues e afecta el principio de buena fe que tiende a tener una conducta honesta en el curso de la litis. La mala fe objetivamente comprometida tiene sanciones por temeridad y malicia. La primera son consecuencias que recibe quien desvía el principio de buena fue (creencia subjetiva de actuar con derecho), las otras son producto de acciones desleales o deshonestas, que representan obstrucciones en la marcha regular del proceso o situación provocada con actuaciones inoficiosas. La demanda es temeraria, además de carecer de todo sustento fáctico o jurídico, es arbitraria por basarse  en hechos inventados o jurídicamente absurdos, de manera que es evidente el conocimiento de la sinrazón. Por malicia en cambio se entiende la utilización arbitraria de los actos en su conjunto (incoducta procesal genérica) o aisladamente, si el cuerpo legal los conmina con una sanción especial.


 


[1] PEYRANO., Jorge W, “El abuso procesal”, La Ley 2007-B-976

[2] GOZAÍNI., Osvaldo Alfredo, “Nuevos límites  de la temeridad y malicia en el proceso”, La Ley 15 de mayo de 2007

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2019
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.