Inicio arrow Columnistas arrow MI NIETA SE MORÍA - por JORGE H. SARMIENTO GARCÍA
MENU
Inicio
Jurisprudencia
Nacionales
Internacionales
Columnistas
Destacado
Enlaces
Contacto


MI NIETA SE MORÍA - por JORGE H. SARMIENTO GARCÍA PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 17 de marzo de 2010
Macarena es una de mis once nietos. El viernes 12 del corriente se moría. Hoy está fuera de peligro. ¿Por qué?


 

Macarena es una de mis once nietos. El viernes 12 del corriente se moría. Hoy está fuera de peligro. ¿Por qué?

 

En primer lugar, porque muchas personas rezaron por Macarena… y por Macarena muchas otras volvieron a rezar. A todos ellos, infinitas gracias.

 

Luego, por el Hospital de Niños Doctor Humberto Notti. Al llegar, agonizante, gracias al diagnóstico inmediato y preciso del doctor Pablo Vargas, se logró estabilizarla; y el doctor Jorge Urrutigoity, distinguido pediatra a quien pedí concurriera al nosocomio (en el que desempeña una importante función), luego de verla me dijo que la situación era muy delicada, pero que Macarena estaba en el mejor lugar y en las mejores manos. Así fue y sigue siendo y, por ello, hoy mi nieta está en plena recuperación.

 

Excelentes médicos y profesionales de la salud, enfermeros, personal administrativo y de limpieza, todos coadyuvaron al logro, pese a los magros salarios que perciben, actuando con exquisita diligencia y delicadeza.

 

Y lo más importante: el trato es absolutamente igualitario, como corresponde, sin ningún tipo de discriminación.

 

El hospital público presta un servicio social gestionado por el Estado; y el Notti cumple acabadamente las notas fundamentales de esta especie de servicio:

 

1. El servicio social no es básicamente industrial o comercial, sino que es una actividad dirigida en forma inmediata al mejoramiento de los individuos, especialmente de aquellos que están en condiciones menos favorables, siendo la prestación variada: a veces se limita a la entrega de una suma de dinero (subsidio, asignación familiar, etc.) o de cosas materiales (auxilios de ropa, comida, etc.); en otros casos consiste en el cuidado de la persona (asistencia médica, asilo para ancianos, etc.) o en el desarrollo de sus conocimientos (servicios de enseñanza, etc.).

 

2. En razón de su finalidad, los servicios sociales a cargo del Estado no persiguen fines lucrativos y además son generalmente deficitarios, todo lo cual determina un régimen especial de financiación, puesto que sólo pueden desenvolverse mediante el establecimiento de impuestos o contribuciones especiales; aunque existen cooperadoras que –en un ejemplo de solidaridad– permiten mejorar en algo la  financiación.

 

En el servicio social las personas amparadas, más que usuarias, son “beneficiarias” de ellos.

 

Vaya esta nota como elogio al hospital público, como exhortación a las autoridades para que mejoren cada vez más los servicios que prestan –para lo cual deben adecuar en justicia las retribuciones de sus agentes– y como pedido a los miembros de la comunidad para que lo apoyen en la medida de sus posibilidades y no sólo con dinero, aunque más no sea porque algún día pueden tener otra Macarena…

 
< Anterior   Siguiente >
design by 5medien
© 2019
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.